Los orígenes de la civilización

La influencia del clima y de la sedentarización

Anuncios

Imagen: pintura mural de una cacería del ciervo en Çatalhöyük (actual Turquía) hacia el año -6000. Fuente.

En esta entrada vamos a tratar de forma muy resumida los orígenes de la civilización humana de la cual somos herederos. Es un proceso que dura milenios y que transforma una sociedad de cazadores-recolectores nómadas de pequeños grupos que usan bastos instrumentos de piedra en estados urbanos agrícolas sedentarios de economía mixta. Un cambio sorprendente que ha modificado completamente la forma de vivir de la humanidad y la del resto del planeta hasta nuestros días.

Precedentes

Entre los años -20000 y -18000 se inició la cuarta y última etapa de la glaciación Würm-Wisconsin del Pleistoceno, originada en -115000. Los niveles del mar se encontraban entre 150 y 100 cm por debajo de los actuales y las comunidades humanas solían organizarse en grupos de 50 individuos, siendo la caza de la macro fauna del Pleistoceno (como el mamut o el uro) la base de la alimentación, combinada con la recolección. Zonas muy extensas de Norteamérica y Europa estaban cubiertas de hielo y grandes glaciares descendían de las montañas más altas.

A partir de sucesivos deshielos en -17000, -12000, -9000 y -6000 el nivel del mar subió aproximadamente 70 cm, con un pequeño repunte del enfriamiento en  -10000. Desde el año -6000 el crecimiento del nivel del mar se estabilizó a un ritmo bastante lento, pero siguió aumentando. Zonas deprimidas como el Golfo Pérsico o las cubiertas de hielo anteriormente se vieron anegadas, además de amplias zonas costeras, que desaparecieron.

El Mesolítico

Durante la etapa final del deshielo global, aproximadamente en -12000, el Sáhara era fértil y húmedo. El Pleistoceno se acababa y empezaba la actual era geológica, el Holoceno[1], aumentando la biodiversidad y permitiendo,  junto a un clima más benigno, vivir al ser humano como cazador-recolector sedentario en muchas áreas del Levante mediterráneo.

Se produjo un cambio de la dieta en el Levante debido a la recolección de cereales y su almacenamiento, gracias a la gran abundancia de alimentos y a la relativamente escasa población humana. Este fenómeno también se extendió al norte de Mesopotamia junto a la domesticación de las cabras en algunas zonas. Aparecieron por aquel entonces asentamientos permanentes debido a la capacidad de acumular alimentos en un único lugar y de la capacidad del entorno de soportar la presión humana sin la necesidad de tener que trasladarse tras el agotamiento de los recursos.

En el Alto Egipto empezaron a suceder fenómenos similares. El cambio climático permitió el crecimiento de la población, surgiendo las primeras sociedades tribales jerarquizadas y los chamanes. La dieta era más diversa gracias al mayor número de plantas y animales disponibles (cereales, frutas,  crustáceos, moluscos, pesca), las temperaturas aumentaron y la población se extendió.

Los perros fueron domesticados para la caza menor, producto de la extinción de la macro fauna gregaria de llanura y su substitución por especies forestales más difíciles de cazar, a su vez esto provocó una sofisticación en la creación de instrumentos, más pequeños y precisos, debido a los cambios en el tamaño de la caza y a la recolección de alimentos nuevos.

Como comentábamos, alrededor de -10000 sucedió un pico glacial, pero a partir de entonces el hielo se fundió rápidamente y el clima se calentó aún más, aumentando más la pluviosidad en el Sáhara. De esta época data la primera cerámica conocida, la cultura Yómon en Japón y la transición a la agricultura en Oriente Próximo.

El Neolítico

neolith_cultures

Imagen: mapa de Oriente Próximo durante el Neolítico. Se pueden ver las dos áreas principales, Egipto y Mesopotamia, los yacimientos encontrados (Çatalhöyük, Hacilar, Jericó, Jarmo, Kerkh) y las ciudades que surgirían en la zona posteriormente. Hay que tener en cuenta que el Golfo Pérsico llegaba hasta las ciudades de Lagash y Ur en esa época. Fuente.

Una crisis climática de sequía azotó Oriente Próximo alrededor del -9000 y se pasó de un modelo de cazadores-recolectores a uno agrícola. La sedentarización ya se había estado produciendo y había provocado la creación de puntos comerciales de sal, piedras preciosas, obsidiana y sílex que crecieron mediante el almacenamiento de alimentos. Al crecer la población y disminuir el alimento disponible alrededor se empezaron a domesticar plantas y animales en esos puntos de alta densidad poblacional para abastecer a todas las bocas. Inicialmente se cultivaron cebada y trigo a partir de las semillas almacenadas y se seleccionaron aquellas que mejor prosperaban; con los animales también se eligieron los más gregarios y dóciles, como las ovejas (Montes Zagros).

Los procesos de sequía eliminaron regiones fértiles obligando a la creación de la agricultura en las pocas zonas que quedaron de gran fertilidad (como el valle del Nilo o Mesopotamia). Así la agricultura primero y posteriormente la metalurgia reemplazarían el modo de vida previo de cazadores-recolectores, la humanidad se vio forzada a trabajar más, a vivir menos y peor y la mujer perdería importancia social, pero sobreviviría.

Con la agricultura y la urbanización se produjo la división del trabajo (por género y por tipología), un aumento en la población, la aparición de la propiedad privada y de la familia como modelo social. También se crearon sociedades más jerarquizadas, la escritura y estructuras políticas y administrativas centralizadas. La supervivencia dependía de la propiedad de la tierra y de los alimentos que podía producir; de ahí el interés por la defensa de la propiedad, las diferencias entre propietarios y no propietarios y la familia como usuaria y heredera de esa propiedad. La búsqueda de la defensa primaba al género masculino y relegaba a la mujer a papeles más reproductivos. La sedentarización, a su vez, vinculaba la tierra a un grupo de personas más o menos emparentadas.

Los asentamientos más antiguos se sitúan en el Creciente Fértil, como Jericó. Aunque la población creció gracias a la agricultura, la nutrición era peor, la esperanza de vida y la altura decrecieron y la jornada laboral aumentó. Las enfermedades se extendieron debido a la mala alimentación y a convivir con animales y se produjo la extinción definitiva de la macro fauna mamífera producto del cambio climático desde el Mesolítico y de la presión cazadora humana.

La revolución neolítica produjo un control de la producción, un cambio económico hacia una economía de excedentes en lugar de subsistencia, siendo clave la apropiación del excedente y el control del agua. Aun así, la agricultura tardó bastante tiempo en consolidarse debido a la dificultad de adaptar las semillas a los diversos terrenos, el agotamiento de las tierras y a la falta de innovaciones técnicas.

Se empezaron a crear grupos humanos de más de 150 individuos, el agrupamiento permanente produjo la necesidad de almacenar el excedente agrario, nuevas herramientas y materiales (hoces, azadas, cuchillos, molinos, cerámica) y lugares de recuerdo de los fallecidos, como los megalitos y las fosas. Los tejidos se desarrollaron en esta época a partir de la lana y el lino y de la invención de la rueda.

La altura de la humanidad antes de la agricultura era mayor y no se ha recuperado el tamaño del Mesolítico hasta el siglo XX. Previo a la inclusión de los cereales en la dieta no había presencia de ciertas enfermedades crónicas que se mantienen hasta hoy en día: anemia por falta de hierro, carencia de calcio en huesos, caries en los dientes, la diabetes o enfermedades cardiovasculares, por ejemplo. Al poder almacenarse alimentos se produjo una mayor resistencia a períodos de hambruna y la sedentarización facilitó la reproducción y la supervivencia de ciertos individuos, que en condiciones paleolíticas hubieran fallecido. Aun así la esperanza de vida disminuyó con la agricultura, hubo una mayor mortalidad infantil y enfermedades mentales. La mayor mortalidad fue superada por una mayor natalidad y fecundidad (la sedentarización permite poder tener más hijos al no tener que desplazarse con ellos y el papel más especializado de la mujer como criadora aumenta los años que dedica a tener hijos en lugar de a trabajar o formarse) lo que hizo aumentar la población en los milenios siguientes.

En -8000 hubo un fin del deshielo del último pico glacial y el incremento del nivel del mar se enlentece. La población mundial era de 5.000.000 de habitantes.

Las primeras civilizaciones

Entre -7500 y -7000 hubo un enfriamiento global, con sequía en África y Mesopotamia, y en el Sáhara se consolidó una vegetación de sabana. Poco a poco se fue produciendo una difusión de la agricultura en las zonas cercanas de Oriente Próximo, y al mismo tiempo una revolución neolítica en otras partes del mundo, en -6000 ya había domesticación del arroz en el valle del Yang-Tse, por ejemplo. Mientras en Çatalhöyük, en Anatolia, se fabricaron manufacturas de cobre y tejidos, el ganado bovino se domesticó en el Creciente Fértil y en Egipto se incorporaron la domesticación del trigo, la cebada y las ovejas desde Mesopotamia. En el sur de Europa también surgieron asentamientos agrícolas y hasta el -2500 existió un clima global cálido con un máximo en las temperaturas que no se ha vuelto a producir hasta el presente.

Mil años después en Mesopotamia se edificarían los primeros templos, se domesticaría el cerdo en Anatolia, se inventaría la rueda y se iniciaría la proto-escritura. Nuevas especies se irían incorporando a la práctica agraria y el regadío, gracias a los grandes ríos, se generaría por primera vez también entre el Tigris y el Éufrates. En América se inicia el cultivo del maíz y de la cerámica.

Hacia el -4000 la agricultura se consolida en el valle del Ganges y se erigen las primeras tumbas megalíticas en Europa occidental. La población se doblará en los mil años siguientes llegando a los 10.000.000 de habitantes. En Mesopotamia se inició la metalurgia y la región de Sumer (las ciudades de Ur, Eridú, Lagash, Shuruppak, Uruk y Nippur) junto a Egipto se convertirían en las zonas más civilizadas del mundo (cultura de Tell Halaf, desde el Mediterráneo a Irán). Allí se desarrollaron en los siglos siguientes las matemáticas, la astronomía, el derecho, la navegación y la alfarería, la domesticación del caballo y la gallina. Mientras tanto el Sáhara se convirtió en un desierto, obligando a la población a concentrarse en las orillas del Nilo.

En -3500 la ciudad de Uruk consolidó su preeminencia en Sumer, se creó la primera escritura conocida y las primeras ciudades-estado, que mostraron un rápido desarrollo en los siglos posteriores. En Egipto se elaboraron las primeras momias en esta época y los primeros jeroglíficos, y se establecerían las bases de las dinastías faraónicas futuras. En las estepas euroasiáticas aparecieron los primeros vehículos con ruedas, en Perú se consolidaron asentamientos permanentes en la costa, la agricultura se practicaba en toda Europa y se fundaron las primeras ciudades en China (Longshan).

A partir de -3300 empezó la Edad de Bronce en el Oriente Próximo, con cambios sustanciales debido a las manufacturas de ese metal y a la evolución de las instituciones que se habían creado en la etapa anterior que convergerían en la creación de estados imperiales y religiones. La Historia se había iniciado con la creación de textos que proporcionan testimonio de los sucesos, leyes, religiones y economía de las sociedades del pasado. La civilización tal y como la conocemos había empezado.

 

[1] Actualmente se está considerando nombrar como Antropoceno una nueva etapa geológica a partir de la Revolución Industrial, debido a los grandes cambios en el relieve que está produciendo la humanidad mediante la construcción y los residuos, sobre todo el plástico.

¿Quién puede intervenir en el territorio?

Los agentes y la normativa

Imagen: manifestación contra el trasvase del Ebro en Barcelona, el 9 de marzo del 2002. Fuente.

Como comentábamos en una entrada anterior existe una dialéctica entre la humanidad y la naturaleza donde la primera es capaz de tomar decisiones que afectan a ambas. La naturaleza, en cambio, no escoge como responder a esas decisiones, lo hace mecánicamente, mientras que el ser humano sí escoge la respuesta. En este último caso la elección puede desembocar en desastres medioambientales, fruto del desconocimiento de lo que puede suceder al modificar las condiciones naturales. En esta entrada vamos a profundizar algo más en quién puede tomar esas decisiones, y de qué manera, en el medio que nos rodea.

Un agente de intervención es aquel que desea y pude modificar el medio. Puede ser de carácter público o privado y aquí también encontramos una dialéctica de poder y contra-poder. Por ejemplo la generación de movimientos sociales de oposición o a favor de determinada actuación territorial, creando agentes de apoyo o agentes de oposición a la intervención. Los agentes suelen ser impredecibles, pueden variar de opinión y a qué dan su apoyo. La respuesta a una modificación del territorio, por tanto, es imposible de predecir al cien por cien.

Los agentes pueden intervenir dentro de un ámbito social y físico delimitado por el espacio geográfico. Este socio-territorio tiene una delimitación física en forma de fronteras y relieve, por ejemplo, y una delimitación social en forma de limitaciones legales y políticas de gestión y actuación. Esto último nos marca claramente quien puede intervenir en el territorio en base a dos factores principales.

El primer factor define quien tiene la legitimidad de actuar, que es, fundamentalmente, quien tiene la propiedad del territorio a intervenir. Esto implica la necesidad de expropiaciones o compras por parte de la administración para realizar obras públicas y en consecuencia la necesidad de procesos legales jurídicos o negociaciones si existe oposición. Toda intervención implica la propiedad del territorio, las normas conceden derechos o indicaciones de intervención, pero no propiedad. Por ejemplo, los planes urbanísticos indican qué se puede edificar, pero no el derecho a hacerlo, mientras que las leyes superiores, autonómicas o estatales, establecen los derechos necesarios para esa intervención urbanística. En definitiva: la actuación debe estar sujeta a las normas vigentes en ese territorio.

El segundo factor trata sobre quien crea y hace cumplir las normas. Toda organización social tiene una estructura de poder, en el caso de los estados democráticos poder procede de la transferencia de legitimidad de un conjunto de personas a unos políticos mediante elecciones y durante un tiempo limitado. Los políticos utilizan para difundir sus ideas un programa electoral que marca las lineas de actuación que realizaran si salen escogidos, normalmente asociado a un partido político, en España. El programa electoral es un instrumento de administración y gestión de los partidos con propuestas, adecuadas a la escala administrativa a la que se presentan, que decidirán cómo actuar, administrar e intervenir en el socio-territorio.

Los que están en contra de las actuaciones del poder se suelen manifestar dando su opinión sobre la intervención y a menudo haciendo contra-propuestas. Estas manifestaciones pueden ser ocasionales o permanentes y crean la existencia de un contra-poder útil para frenar el abuso del poder en un estado democrático. Las normas que crean los representantes electos tienen la forma de políticas: educativas, de vivienda, de suelo, ambientales, etc. Estas políticas definen cómo se piensa actuar en los diferentes ambientes, y de qué manera, para poder llegar a unos objetivos políticos definidos en el programa electoral.

Hemos visto, como conclusión, las bases de la intervención territorial en los estados democráticos y de cómo se equilibra el poder necesariamente con un contra-poder apoyado en la libertad de expresión. También hemos visto que la legitimidad de los políticos procede de los votantes y es responsabilidad de éstos votar al programa electoral que más se adecue a sus objetivos personales o sociales. Finalmente también ha quedado claro que solo la propiedad del territorio da el derecho a intervenir, más adelante hablaremos sobre las características de ese territorio y de cómo se puede gestionar.

La mayor destrucción conocida por la Humanidad

Características de la I Guerra Mundial

Imagen: Ehrenfriedhof (cementerio del honor) de Heidleberg en 2015. Situado en la colina de Ameisenbuckel sobre el cementerio Bergfriedhof, fue construido entre 1933 y 1935 para dar cabida a los más de 2000 soldados de la ciudad fallecidos durante la I Guerra Mundial.

Dulce et decorum est

Doblados como viejos mendigos bajo bolsas,
Chocando las rodillas y tosiendo como viejas, maldecimos a través del lodo
Hasta darle la espalda a las condenadas bengalas
Y empezar a arrastrarnos a un descanso remoto.
Los hombres marchaban dormidos. Muchos ya sin botas
Cojeaban calzados de sangre. Todos patéticos, ciegos todos,
Ebrios de cansancio, sordos incluso a los silbidos
De proyectiles decepcionados que caían más atrás.

¡Gas! ¡Gas! ¡De prisa, chicos! En un éxtasis de torpeza
Nos calamos torpes cascos justo a tiempo;
Pero alguno seguía pidiendo ayuda a gritos tropezando.

Indeciso como un hombre ardiendo en llamas o cal viva,
Borroso tras los vidrios empañados y a través de aquella verde luz espesa,
Como hundido en un mar verde, lo vi ahogarse.

En todos mis sueños, ante mi vista indefensa,
Se abalanza sobre mí, se atraganta, se ahoga, se apaga.

Si en algún sueño asfixiante también pudieras seguir a pie
La carreta donde lo arrojamos
Y ver cómo retorcía los blancos ojos en la cara,
Una cara colgante, como un diablo harto del pecado;
Si pudieras oír, a cada tumbo, la sangre
Vomitada por pulmones de espuma corrompidos,
Obsceno como el cáncer, amargo como pus
De viles llagas incurables en lenguas inocentes,

Amigo mío, no contarías con tanto entusiasmo
A los niños que arden ansiosos de gloria
Esa vieja mentira: Dulce et decorum est
Pro patria mori.

– Wilfred Owen (1920)

La I Guerra Mundial (IGM) es uno de los sucesos más importantes de la Europa del siglo XX. El llamado “siglo XX corto” de Hobsbawm, 1914 a 1989, podemos dividirlo en dos etapas muy claras: la Guerra Civil Europea (1914-1945) y la Guerra Fría (1945-1989). Esta última etapa incluiría un periodo de descolonización por parte de Europa entre los años 1945 a 1960, mientras que la primera etapa está formada por la I y II Guerras Mundiales, así como el periodo Entreguerras (1918-1939), la Guerra Civil Española (1936-1939) y la Guerra Civil Griega (ya en 1949).

La Guerra Civil Europea (Enzo Traverso) surge de una dialéctica violenta en el continente entre dos ideas antagónicas: el fascismo y el comunismo. La lucha entre ambos bandos lleva a la eliminación del estado liberal y democrático del siglo XIX, la destrucción física de Europa y su fin como potencia mundial, además de provocar la descolonización. Dos ganadores surgen de la guerra civil: los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Los precedentes de la IGM provienen del callejón sin salida de la carrera imperialista, cuando ya no quedan territorios para colonizar y expandir los imperios europeos, siendo el principio del fin el año 1871 cuando Italia, recién unificada, entra en la carrera conquistando Eritrea y Libia. También influyó de manera notable la educación y el adoctrinamiento nacionalistas del siglo XIX, basados en el estado-nación, el idioma, ideas imperiales, caricaturización de los extranjeros y un vínculo casi místico de la nación y su territorio. Finalmente, la situación en los Balcanes era insostenible, con una competencia entre diversos estados (Grecia, Rumanía, Serbia, Bulgaria y Albania) por el control de la península, y con un Imperio Otomano preocupado por la pérdida de territorio en la región (rebelión Serbia contra los jenízaros que culmina con la independencia en 1878 y guerras balcánicas de 1912-1913, que duplicaron el tamaño de Grecia).

Las reivindicaciones Serbias de territorios bosnios controlados por el Imperio Austro-Húngaro fueron el detonante de un ultimátum austríaco que llevó a una escalada de conflictos bélicos entre diversos países provocados por los factores que acabamos de mencionar. Austria recibió apoyo de Alemania, Italia y Turquía mientras que Serbia aglutinó en su bando a Francia, Gran Bretaña y Rusia (los aliados). El inicio de la guerra en 1914 movilizó a un gran número de jóvenes que se alistarían voluntariamente al ejército para luchar de forma romántica.

Toda Europa se implicaría en la guerra, excepto España, donde los republicanos apoyarían a los aliados y los monárquicos y germanófilos al bando alemán. Pero los contendientes no fueron fijos en toda la guerra, Italia cambió de bando seducida por un futuro pago de Gran Bretaña que nunca llegó, los Estados Unidos de América entraron a favor de los aliados en 1917 y Rusia se retiró tras la Revolución Soviética del mismo año.

La llamada Gran Guerra por los contemporáneos se convirtió en la mayor destrucción conocida por la Humanidad. Desde 1815, la mayor guerra que se había visto en Europa fue la Franco-Prusiana con 150 000 fallecidos. Los 9 millones de muertos producidos por la IGM llevarían más adelante (junto a las víctimas de la II Guerra Mundial, mucho más numerosas) a un miedo de Europa al conflicto bélico y al menosprecio de la muerte de extranjeros luchando por los intereses europeos. El trauma de guerra provocaría movimientos pacifistas, aventureros incapaces de volver a una vida civil y veteranos que se organizarían en grupos paramilitares (Freikorps) afiliados a los partidos políticos de posguerra.

Los principales países industriales (Gran Bretaña, Francia y Alemania) se enfrentaron para obtener el control del comercio y la producción mundial mediante un ideario capitalista en el que no había límite al crecimiento, los objetivos militares eran, por tanto, ilimitados. De esta manera se vinculó política y economía en una carrera armamentística previa a la guerra, con un estado intervencionista en el que todo valía para ganar y la rendición tenía que ser forzosamente incondicional. El hierro y el carbón de Alsacia y Lorena, el trigo Ruso y las rutas hacia la India por el norte de África y Oriente Medio, fueron objetivos prioritarios para los combatientes.

La victoria final fue de la amoralidad, se utilizó la guerra química y se bombardearon ciudades y a civiles. La Belle Epoque europea de los años 1871 a 1914 llegó a su fin, perdiéndose la inocencia. La tecnología y la ciencia se utilizaron no para mejorar la vida de la Humanidad, sino al servició de la irracionalidad y la muerte. Un 20% de los hombres menores de 30 años fallecieron en el conflicto y un 66% fue herido o afectado. La bancarrota de los estados fue lo que terminó con la guerra, solo los Estados Unidos se vieron beneficiados del conflicto gracias al comercio transatlántico.

Las consecuencias de la IGM se ven reflejadas en el Derecho de Autodeterminación de los Pueblos de Woodrow Wilson (1918) y el Tratado de Versalles de 1919. Se crea Yugoslavia mediante acuerdos con Gran Bretaña y se reduce a Alemania al límite, dejando al país sin el control de la región industrial del Rin-Rhur y una deuda imposible de pagar. Todos los estados contendientes de la guerra acabaron al límite de sus fuerzas, excepto los EUA que fueron el peso que decantó la balanza a favor de los aliados.

Debido a que no se pagó lo prometido a Italia, la desestabilización posterior del país condujo, en parte, al fascismo. A su vez el enorme castigo impuesto a Alemania y Austria produjo un sentimiento de humillación que se acrecentaría en los siguientes años llevando, junto a otros factores, al nazismo. El imperio Otomano por otro lado, fue repartido entre los aliados provocando una revuelta nacionalista turca en Anatolia que expulsaría a los griegos de la península. Grecia fue incapaz de absorber esa población y desembocó en un alzamiento fascista en 1936. La revolución en Rusia, y su posterior guerra civil hasta 1921, junto a la revolución alemana de 1918-19 influyeron en gran medida en provocar un clima de violencia en todo el continente que, justo al salir de la Gran Guerra, se vería envuelto en una lucha entre la Revolución y la Contrarrevolución.

El proceso de socialización

Imagen: La Gran Vía de Madrid en 2017.

La socialización es algo necesario para todo ser humano. El estudio social incluye las relaciones de poder, de propiedad, la riqueza, las identidades y la educación. Todo eso se incluye en el proceso de socialización de una persona en el grupo que le ha tocado nacer o donde a ido a parar por las vicisitudes de la vida. Existen diversas escuelas de pensamiento que enfocan de manera distinta el estudio de lo social, desde el positivismo al marxismo, pasando por los weberianos. En esta entrada vamos a describir los puntos fundamentales del proceso de socialización, muy importante en una sociedad de cambios como la nuestra, sin entrar en consideración en esos enfoques.

Existen dos modelos de socialización, la libertad individual y la igualación social, no pudiendo existir el uno sin el otro. El ser humano nace muy inmaduro y ese proceso de maduración necesario lo realiza mediante el aprendizaje. Debido a nuestra gran complejidad biológica y la gran inmadurez inicial, muchas conductas que son aprendidas desde el nacimiento se confunden con conductas innatas.

Por ejemplo, en el caso del habla, se aprende el lenguaje del grupo en el que se nace de forma casi automática, mientras que en cuestiones de género una persona aprende el comportamiento asociado al sexo que le ha sido asignado. Por lo tanto no hay un desarrollo humano posible sin el grupo. Los casos de “niños salvajes” criados fuera de un entorno humano son un claro ejemplo. Esos niños no pueden aprender un idioma ni tampoco obtienen habilidades sociales, así como poseen una gran dificultad para aprenderlos posteriormente a su incorporación a un grupo. Existe una evolución paralela entre lo social y lo biológico, el lenguaje, como mencionábamos, se desarrolla durante los primeros 4 años de vida, siendo posteriormente muy difícil hablar si no se ha aprendido uno en esa edad.

El instinto animal ofrece una única posibilidad de aprendizaje mientras que la mente humana permite diversidad de aprendizajes. Por ejemplo una organización en manada corresponde a una etología concreta animal, repetida constantemente entre los grupos de esa especie. En cambio las organizaciones humanas son variadas en número de individuos, jerarquías, tabúes, etc. aunque parecidas entre ellas. Dentro del grupo humano se crean unas relaciones: fundamentalmente se comparten y se interiorizan los comportamientos que el colectivo considera relevantes en materia de poder, de bien y mal, de distribución de la riqueza, del sexo o de la muerte, por citar algunos de los más importantes.

La vida en sociedad se conforma con normas, pautas de conducta que dan buen resultado en la supervivencia del grupo y por tanto se perpetúan; siendo, de esta manera, variables según las necesidades del grupo y los requisitos del ambiente donde vive. La socialización primaria de una persona se da en la infancia, hasta los 12 años de edad aproximadamente, y es ahí cuando aprendemos el lenguaje, la educación emocional y los hábitos básicos de conducta y de aceptación de roles sociales.

Las entidades de socialización son instituciones culturales que fomentan la socialización a todas las edades. La familia tendría un papel muy importante en la socialización primaria, así como la escuela. Posteriormente durante la adolescencia la influencia de los iguales y de los medios de comunicación es creciente hasta que llegamos a la madurez con gran importancia del entorno laboral. La religión es otro de los pilares básicos de socialización en todas las franjas de edad.

En la medida que una sociedad es más estable provoca que la socialización sea más fácil, en momentos de cambio la socialización es más complicada, aunque encontramos más opciones para elegir. Actualmente tenemos muchos cambios que provienen de las décadas pasadas, incluyendo movimientos de personas por motivos bélicos o económicos, cambios en el modelos productivo, diferentes modelos familiares y una democratización de los medios de comunicación. Hay funciones de la familia tradicional, de modelo patriarcal, que ya no se realizan, así como una falta de moral universal propiciada por la iglesia.

En conclusión, en esta época de incertidumbres descrita por Bauman hemos de observar con determinación el proceso de socialización, para poder comprender a las personas que nos rodean, saber como adaptarnos mejor al cambio y modificar instituciones como la escuela para que sean más eficaces en el desarrollo de los futuros ciudadanos.

Lectura recomendada: Bauman, Z. (2017): Tiempos líquidos. Vivir en una época de incertidumbre. Barcelona: Tusquets editores. (2007).

Un solo mar y un solo mundo

Imagen: Reconstrucción del mapamundi de Claudio Ptolomeo (siglo II) por Johannes de Armsshein hecho en Ulm en 1482 a partir de la obra Geographia. Es interesante comparar las diferencias y similitudes entre este mapa y el de Herodoto, sobre todo el Océano Índico como mar interior. La notación de latitud y longitud de Ptolomeo se utilizó durante mucho tiempo, aunque el cálculo de la longitud presentaba graves errores que no se pudieron corregir hasta la invención de relojes de precisión en el siglo XVII. Este error presentaba al Mar Mediterráneo como mucho más largo de lo que es realmente, colocando el extremo Este de Asia mucho más cerca de la costa Atlántica de Europa y llevando a Cristóbal Colón a pensar que una ruta hacia Asia por el Oeste era posible.

En esta entrada hablaremos de como los exploradores europeos se dieron cuenta de que existe un solo mar que baña todas las costas del mundo y por tanto un solo mundo interconectado, creando el inicio de la globalización. Además también veremos la conquista de los estados americanos fruto de esa expansión, por parte de los españoles.

En 1513 Nuñez de Balboa logró cruzar Panamá desde el Atlántico y descubrió una gran masa de agua, sin saber muy bien qué era, al que llamaron Mar del Sur. Esto llevó a realizar más exploraciones por Panamá y Nicaragua para cartografiar la costa. Dos años más tarde en 1515, Juan Díaz de Solís llegó al Mar de la Plata y descubrió, a su pesar, que era un río. En ninguno de los dos casos se logró el objetivo que se habían propuesto: encontrar un paso hacia Asia a través de América; una conexión marítima que atravesase o bordease el Nuevo Mundo.

Fernando de Magallanes era un marinero y mercenario portugués que estaba resentido con la corona portuguesa debido a que no le había ennoblecido ni enriquecido. De tal forma que decidió probar suerte con la corona castellana y en 1519 organizaron una expedición para bordear América por el Sur. Contaban con marineros españoles, italianos y franceses para una flota de 5 barcos que intentaría llegar a las Indias por el Oeste.

En 1520 llegaron al estrecho de Magallanes, que resultó muy difícil de navegar perdiendo uno de los barcos tras un mes de lucha contra el mar. Poco después sufrió un motín en un segundo barco, que abandonó la expedición, hasta que pudieron llegar a la Patagonia Occidental. Finalmente lograron llegar a las Filipinas en 1521, pero Magallanes murió en medio de un conflicto tribal local, perdiéndose otro barco más. Un marinero de la expedición, Juan Sebastián Elcano tomó el liderazgo y puso rumbo al Sur con dos barcos. En las Molucas compró 23 toneladas de clavo y empezó el largo regreso a la Península Ibérica. Tras naufragar y perder un cuarto barco los Portugueses intentaron darles caza cerca de Java, pero lograron escapar y llegar al puerto de Palos en 1522. La carga de un solo navío fue suficiente para pagar el coste de toda la expedición y sacar beneficios.

A pesar del éxito obtenido el estrecho de Magallanes era impracticable a nivel comercial y militar, y España tuvo que conformarse con la explotación de América y olvidarse de Asia. Por otro lado se había demostrado que existía un solo mar y por tanto un solo mundo donde se podía ir en barco a cualquier parte. En 1560 ya se conocían casi todas las costas excepto Australia, la Antártida y el Ártico y se creó un simbolismo que duraría siglos:

  • Europa: noble, monárquica y dominante.
  • Asia: rica, culta y exótica.
  • África: salvaje, inocente y medicinal.
  • América: caníbal, salvaje y violenta.

Más al Norte, desde Cuba, Hernán Cortés zarpó con una expedición con destino México en 1519. Contaba con 610 hombres (500 soldados y 110 marineros), 16 caballos, 13 mosquetes y 10 cañones de bronce. En 3 años Cortés dominó la confederación Azteca y produjo una corriente de migración hacia el Norte, hacia el Río Grande. Al encontrarse con indios nómadas, no agricultores, que huían al ver a los conquistadores decidieron dejar la frontera ahí ya que no había nadie a quien dominar.

En 1531 Francisco Pizarro inició la conquista del Imperio Inca desde Panamá, que duraría dos años. Continuará su expansión hasta Bogotá y desde Cuzco hacia el Sur llegando en 1542 a Santiago de Chile. Allí encuentran la misma situación que en el Norte y finalizan su conquista. En 1549 se había conquistado a los Aztecas, los Mayas y a los Incas y se puso bajo dominio español a 50 millones de indios.

Los estados que se encontraron eran muy jerarquizados y piramidales, con un gran control social. Los españoles solo tuvieron que substituir a la jerarquía superior para dominarlos y cambiar su religión por la católica. Además encontraron algo que condicionó la explotación americana, y la economía española, de los siguientes siglos: oro y plata en enormes cantidades.

Introducción a la Historia

Imagen: El mundo conocido por Herodoto en el año -450. Herodoto es considerado el creador de la Historia en occidente por ser el primero conocido en realizar una compilación racional y estructurada de los sucesos humanos. Fuente.

En esta entrada haremos una pequeña introducción a la Historia para despejar algunas dudas sobre qué es y qué no es la Historia y para evitar malentendidos respecto a cierta visión inmobilista de la disciplina.

¿Qué es la Historia?

La Historia es el saber que estudia los hechos del Pasado referentes a la Humanidad: los acontecimientos, las personas y los materiales que hubieron antes del momento del estudio. A su vez también los interpreta, ya que, aunque la realidad establece que un hecho sucedió, la Historia reconstruye ese hecho sin percibirlo o mostrarlo tal y como fue; es decir: es también una interpretación del Pasado.

Esa interpretación nos sirve para entender nuestro mundo, saber porqué estamos aquí y porqué suceden ciertas cosas, presentada de forma secuencial. Cada suceso en el Pasado provoca multitud de efectos y tenemos que situarlo en un contexto, en un tiempo y espacio determinados, en el medio concreto en el que sucedió ese evento. El análisis de esta secuencia de hechos contextual nos aporta la explicación de qué ha pasado para que la Humanidad esté donde está, y como está, en el Presente.

¿Qué es el historiador?

El historiador es la persona que interpreta la Historia según las fuentes que encuentra. El historiador ordena las fuentes de forma que, aunque individualmente no explicarían nada, presentadas en conjunto proporcionan una explicación del Pasado. Pensar históricamente, según Pierre Vilar, significa vincularse al mundo, formar parte de él; todo lo que nos rodea es Historia y, por tanto, interpretable.

La Historia no es una disciplina cerrada, no existe una explicación absoluta que convenza a todo el mundo sobre lo que sucedió en el pasado. Además aparece documentación nueva constantemente y, en consecuencia, se modifica la información histórica que tenemos continuamente. Por otro lado la Historia no puede ser objetiva, las influencias del presente y las ideologías marcan la interpretación del historiador completamente. Es necesario hacer un gran esfuerzo para poder evitarlo y ofrecer una visión lo más cercana a lo que sucedió en el Pasado.

Las fuentes

Las fuentes históricas son la base de toda investigación. Podemos clasificarlas en cuatro tipos diferentes:

  • Fuentes escritas: son la gran mayoría de las fuentes de que disponemos y son más comunes a medida que nos acercamos al Presente; hay muchas más fuentes escritas en el siglo XX que en el I, por ejemplo. Hay que tener en cuenta que las fuentes escritas están muy influidas por el Poder de cada época, solamente en los últimos siglos ha habido una democratización de las letras, la cultura y la educación.
  • Fuentes materiales: son los objetos que encontramos, tanto la arquitectura como los objetos cotidianos, las herramientas, los recursos usados, etc. Necesitan contextualizarse muy bien ya que por sí solos pueden dar lugar a equívocos.
  • Iconografía: son los alimentos, vestidos, símbolos, religiones, ciudades, personajes, etc. que aparecen en las fuentes.
  • Fuentes orales: entrevistas, audios, grabaciones, etc.

El uso de las fuentes plantea varios problemas. Antes que nada hay que ser crítico con ellas, determinar si son verdaderas o estamos ante falsificaciones creadas posteriormente. Luego hemos de tener en cuenta que las fuentes son siempre parciales, creadas por personas con visiones incompletas de la realidad, con intereses o simplemente con imposibilidad de poder dar su auténtica opinión. A menudo las fuentes que encontramos están incompletas y eso también hay que tenerlo muy en cuenta.

El azar interviene mucho en la adquisición de fuentes, unas opiniones sobreviven y otras no debido a, por ejemplo, incendios (provocados o no) que destruyen unos escritos en lugar de otros. Además tenemos las no-fuentes, cuando no encontrar algo muchas veces aporta más información que encontrarlo. Y finalmente, como hemos comentado ya, hay diversas interpretaciones para cada fuente.

Periodización

Dividir el tiempo histórico en apartados es una tarea que se tiene que realizar forzosamente ya que es imposible estudiar la Historia entera. La periodización de la Historia es subjetiva, pero hay algunas etapas aceptadas universalmente, al menos para Europa:

  • Prehistoria
  • Edad Antigua – modo de producción esclavista
  • Edad Media – modo de producción feudal
  • Edad Moderna – modo de producción capitalista
  • Edad Contemporánea

Todas las clasificaciones que hagamos provocarán problemas de límites, características o aplicación regional. La periodización mostrada funciona muy bien para Europa, pero no para América o Asia, por ejemplo.

Grandes lineas de investigación

La Historia actual, con las características que acabamos de mencionar, surge en Alemania en el siglo XIX con una escuela de orden positivista que busca la precisión por sí misma, localizar y marcar los hechos cuándo y cómo sucedieron. Durante el siglo XX surge en Francia una escuela diferente que busca conocer más que los hechos, la imagen en conjunto. La escuela francesa se centra en fenómenos colectivos, sociales, el estudio de la Historia Total.

Otros campos más específicos que se han desarrollado son:

  • La Historia Social
  • La Historia de las minorías
  • La Historia de las mujeres
  • La Historia de los niños
  • La Historia de las mentalidades
  • La Historia Económica
  • La Historia Política