El Libro de los Cinco Anillos

Imagen: estatua de Miyamoto Musashi cerca de su sepultura en el parque de Musashizuka (Kumamoto). Se le puede ver blandiendo las dos espadas (Daishó) al mismo tiempo, algo característico de su estilo de lucha. Miyamoto escribió el Libro de los Cinco Anillos en una cercana cueva de Reigandó. Fuente.

El Libro de los Cinco Anillos (Go Rin no Sho, 五輪の書[1]) fue escrito por Miyamoto Musashi (宮本 武蔵, 1584-1645) a los 60 años de edad y constituye un texto fundamental del bushido (武士道, camino del guerrero). El bushido es el código por el cual se rige un guerrero armado, normalmente un samurái (侍, servidor), pero no siempre. Este código se originó a lo largo del siglo XVII recogiendo tradiciones que provenían del Periodo de los Estados Guerreros (戦国時代, Sen Goku Jidai), siglos XV a XVII, y ha tenido significados bastante diferentes a lo largo de la Historia.

Durante los siglos XVII y XVIII Japón experimentó un largo periodo de paz gracias a la unificación política, lo que transformó la casta samurái hacia un papel más administrativo que militar. Uno de los principios fundamentales del bushido durante esa época, por ejemplo, era que el guerrero ha de considerarse ya muerto, para poder cumplir con su labor sin ningún tipo de miedo o duda. Aunque el código también daba mucha importancia a la habilidad y a la astucia para poder conseguir los objetivos deseados, casi a cualquier precio.

En general había numerosas contradicciones en el bushido entre la idea romántica del samurái honorable y el pragmatismo del militar. Estas contradicciones se deben, en parte, a la adaptación de una casta guerrera a un tiempo de paz donde primaba más la lealtad a la jerarquía que la habilidad marcial para conseguir el éxito. El bushido del siglo XVII era pragmático, oportunista, centrado en la consecución del éxito y la excelencia en la disciplina que se practicara, fuera marcial o no.

Otros textos fundamentales del bushido son Oculto entre las Hojas (Haga Kure, 葉隠) de Yamamoto Tsunetomo (山本 常朝), Colección de Artes Marciales para Principiantes (Budó Soshin Shu, 武道初心集) de Daidoji Yúzan (大道寺 友山) y Dieciocho Tipos de Artes Marciales (Bugei Juha Pan, 武芸十八般) de Hirayama Gyozo (平山 行蔵).

Tráiler de Seppuku (切腹, Incisión[2], de Kobayashi Masaki, 小林 正樹, 1962). En el Periodo Edo (siglos XVII XVIII) muchos señoríos fueron eliminados dejando a los samuráis que dependían de ellos sin estipendio. Algunos encontraban trabajo con otros señores o como mercenarios, pero otros se veían abocados a la miseria. Una salida honorable a la pobreza era practicar el suicidio ritual. En la película, Kobayashi critica la inhumanidad e hipocresía del bushido.

El nombre de Libro de los Cinco Anillos proviene del símbolo budista de la rueda, o timón, y a las pagodas de cinco pisos (五重塔, Gojú no To) que representan a los cinco elementos que conforman la naturaleza: tierra, agua, fuego, viento y vacío. Estos elementos, o círculos, son usados por Miyamoto para exponer su filosofía en el libro. El autor también fue el inventor del estilo de esgrima japonesa de dos espadas Ni To Ryú (二刀流, estilo de dos espadas) que es conocido como la escuela Ni Ten Ichi Ryú (二天一流, estilo de dos Cielos en uno).

Miyamoto nació en la provincia de Harima (播磨, actual prefectura de Hyogo, 兵庫) en 1584 cuando Toyotomi Hideyoshi (豊臣秀吉) intentaba unificar políticamente Japón. Su familia provenía de una tradición marcial de esgrimistas, tanto por parte de su abuelo como de su padre, aunque se ganaban la vida como granjeros. Con 7 años fue llevado con su tío a un templo budista donde recibió educación básica.

Su primer duelo fue a los 13 años contra Arima Kihei, maestro de la escuela Shinto Ryú (神道流, estilo sintoísta, el camino de los dioses), al que mató usando una espada de madera. A los 16 años abandonó su aldea y se dedicó a una vida de vagabundeo (武者修行, Mushá Shugyó, entrenamiento guerrero) estudiando esgrima con maestros y trabajando como guardaespaldas o mercenario. Parece ser que combatió en la batalla de Sekigahara (関ヶ原) en 1600 del lado de Toyotomi, ya que el clan Shinmen (新免氏) era al que pertenecía su familia, siendo derrotados. Miyamoto se dedicó a entrenar en el monte Hiko (英彦山) tras la guerra.

paseo-por-miyajima-callejon-yamabe-pagoda-senjokaku
Pagoda de cinco pisos en Miyajima junto al salón Senjokaku. Fuente.

En esa época la escuela Yashioka (吉岡流) era la más importante de las 8 escuelas de esgrima japonesa (剣術, Kenjutsu) en Kioto (京都). Miyamoto realizó un duelo doble a los 21 años contra el maestro de la escuela Yoshioka Seijuro, primero, y su hermano Denshichiro posteriormente. Poco después se enfrentó al hijo de Seijuro, Matashichiro, y a sus alumnos, matando al primero y haciendo huir a los segundos. Luego tuvo dos duelos amistosos con un monje de Nara (奈良), en los que también salió victorioso.

Entre 1605 y 1612 viajó por Japón realizando duelos, muchos de ellos con espadas de madera, pero con resultados mortales. En la provincia de Iga (伊賀) mantuvo un duelo con Shishido Baiken (宍戸梅軒) y sus alumnos, a los que también derrotó. En Edo (江戸, actual Tokio, 東京) se enfrentó con Musó Gonnosuke (夢想權 之助勝吉), venciéndolo, pero sin la muerte de ninguno de los oponentes.

A los 29 años luchó contra Sasaki Kojiro (佐々木 小次郎, llamado también Ganryú por su escuela de lucha, 巌流, estilo sólido, firme) en la actual isla de Ganryú Jima (巌流島, nombrada en honor a la escuela de artes marciales de Sasaki). Fue un duelo al parecer motivado por maniobras políticas del señor de Sasaki que quería consolidar su influencia en la región. El duelo es uno de los más importantes de Miyamoto y está lleno de leyendas sobre cómo sucedió realmente, pero parece que Miyamoto mató a su oponente con una espada de madera improvisada. En total se estima que Miyamoto realizó hasta 60 duelos en toda su vida, nunca siendo derrotado.

A los 30 años decidió reflexionar sobre qué le había llevado a ser tan buen esgrimista y fundó una escuela, dedicándose desde entonces a la enseñanza. A los 60 años, finalmente, pondría por escrito todo su aprendizaje en esgrima en el Libro de los Cinco Anillos. El famoso tratado de bushido tiene seis capítulos, que resumimos a continuación:

  • Un prefacio en el que se explica las razones para escribir el libro que ha tenido Miyamoto junto a pequeñas notas biográficas.
  • Tierra: contiene las líneas generales del libro, en las que utiliza el oficio de carpintero de obra como ejemplo de las tácticas racionales que hay que usar para llegar a salir siempre victorioso en el oficio que uno realiza, en el caso de Miyamoto el de esgrimista.
  • Agua: es una exposición más detallada del método táctico que propone Miyamoto, con ejemplos sacados de su experiencia personal sobre cómo hay que comportarse frente a determinadas situaciones de combate.
  • Fuego: si “agua” trata sobre la posición del cuerpo en combate y como utilizar las armas, en “fuego” Miyamoto habla sobre las estrategias a seguir, las decisiones a tomar para llegar a la victoria a una escala más grande, por ejemplo en batallas.
  • Viento: en “viento” Miyamoto critica las características de otras escuelas de esgrima japonesas y su preferencia por unas tácticas en lugar de otras, en lugar de ser flexibles y adaptables, teniendo la victoria como objetivo mediante la estrategia que sea necesaria, en lugar de usar un método encorsetado.
  • Vacío: en este corto capítulo el autor explica los principios básicos para seguir todo lo expuesto anteriormente: aprender continuamente, no dejar de ejercitarse, cultivar el conocimiento y la voluntad. La inteligencia, la obtención de ventajas y las tácticas son, por tanto, el ser, y mediante el aprendizaje del ser se conoce el vacío (el no ser).

En “tierra” se enumeran los principios fundamentales del camino de Miyamoto, el camino de la táctica:

  • Evitar tener pensamientos perversos.
  • Ejercitarse en el camino, poniendo en práctica sus principios, no quedarse en la teoría.
  • Amar todas las artes, no centrarse solo en una.
  • Aprender las técnicas de otros oficios, no limitarse al que uno hace.
  • Discernir las ventajas e inconvenientes de cada situación, método, estilo, etc.
  • Usar la intuición para juzgar y aprender.
  • Entender mediante instinto lo que se percibe.
  • Prestar atención a los detalles más pequeños.
  • No hacer nada inútil.

Poco antes de morir Miyamoto escribió un listado de 21 preceptos en los que resumía su filosofía de vida: el camino de la soledad (Dokko Do, 獨行道). Es un escrito de preparación ante la muerte, de clara influencia budista, y que confirmaba una vida ascética, honesta y dedicada.

  • No salirse del camino, inmutable a través de los tiempos. Aceptar las cosas como son.
  • No buscar los placeres del cuerpo.
  • Ser imparcial en todos los asuntos.
  • No quejarse nunca en ninguna cuestión, no ser egoísta.
  • No ser codicioso.
  • No te arrepientas de lo que has hecho.
  • No envidiar a los demás.
  • No entristecerse por las separaciones de ninguna clase.
  • No sentir rencor ni enemistad contra uno mismo o los demás.
  • No tener deseo de amor, ni de lujuria.
  • No preferir nada por encima de otras cosas.
  • No buscar la comodidad.
  • Evitar los manjares y exquisiteces.
  • Evitar tener o rodearse de objetos preciosos, posee solo lo que necesites.
  • No echarse atrás por falsas creencias, no actúes siguiendo la costumbre.
  • Evitar las tentaciones materiales, excepto las armas mientras sean útiles.
  • Centrarse completamente en el camino, sin temor a la muerte.
  • Evitar el deseo de poseer bienes, incluso en la vejez.
  • Respetar a las divinidades, sin contar con ellas.
  • Puedes dejar de lado tu cuerpo, pero no tu honor.
  • Nunca abandonar el camino.

Yoshikawa Eiji (吉川 英治, 1892-1962) era un escritor que popularizó la vida de Miyamoto Musashi a través de las historias publicadas en el periódico Asahi Shinbun (朝日新聞, periódico del Sol de la mañana) en 1935, recopiladas posteriormente en novela de varios tomos en castellano. Yoshikawa era un novelista histórico muy influido por las obras clásicas de la literatura japonesa como la Historia de Genji (源氏物語, Genji Monogatari).

Como hemos podido ver el bushido y la leyenda de Miyamoto nos dan mucho sobre lo que reflexionar, sobre qué significaba ser un guerrero en el Japón de del siglo XVII, sobre cómo enfocar la vida, el esfuerzo y la perspectiva racional frente a los problemas. El Libro de los Cinco Anillos es un magnifico punto de partida para poder entender la mentalidad japonesa, el pasado samurái e incluso la influencia del pensamiento Europeo Moderno en Japón. Además podemos encontrar numerosas obras de ficción, literarias, como las de Yoshikawa, fílmicas, como las de Kobayashi o en numerosos manga inspirados por la vida del duelista Miyamoto.

[1] Sería más correcto traducirlo como “tratado, o comentario, de los cinco círculos”, pero el nombre que ha arraigado en castellano es el de “libro de los cinco anillos”.

[2] Más conocido en Occidente como Hara Kiri (腹切り, destripamiento), ambas palabras significan lo mismo, pero seppuku es más formal y educada.