El baile en el Renacimiento

Tielman Susato y Augsburgo

Imagen: Baile de parejas en la Casa de Baile del Mercado del Vino en Augsburgo en 1500 (Süddeutscher Meister). Se pueden ver los nombres de los retratados en el retablo y los vestidos de las clases media y alta del renacimiento alemán. En la parte superior del retablo se encuentran 13 escudos con la heráldica de algunos de los estados del Sacro Imperio Romano, como Colonia (4º), Saboya (5º), Maguncia (6º), el emperador (7º), Sajonia (9º) o el Palatinado (10º). Fuente.

Tielman Susato (1500-1570) fue un compositor, editor y músico de Amberes, ciudad del Ducado de Brabante, en la actual Bélgica. Los orígenes de Susato parecen situarlo en Soest una población de Westfalia en el obispado de Colonia. En 1529 empezó a trabajar como escriba en la catedral de Amberes y en 1531 como trompetista.

Durante el siglo XVI Brabante formaba parte del Sacro Imperio Romano y había sido heredado en 1430 por Felipe III de Borgoña, posteriormente pasó, a través de su abuela, a Carlos I de España y cuando su hijo Felipe II tomó posesión del ducado y el resto de territorios de los Países Bajos se originó una revuelta que llevaría a su independencia de los Habsburgo (Guerra de los 80 Años, 1568-1648).

Amberes se convirtió en el mayor puerto comercial de Europa occidental durante la edad moderna, atrayendo mercancías de África y América (azúcar, pimienta, plata y tejidos principalmente), su bolsa permitió la financiación de muchas empresas y desplazó a Venecia y Génova como ciudad final de los flujos de capital europeos gracias a su posición atlántica.

En ese ambiente de crecimiento comercial, en una ciudad cosmopolita que reunía a portugueses, españoles, ingleses, franceses y alemanes Susato creó la primera imprenta de música de los Países Bajos. En 1541 entró en el negocio junto a Willem van Vissenaecken y Henry Bruggen, un grabador y cartógrafo que obtuvo licencia para imprimir música ese año. En 1543 Susato se puso a imprimir por su cuenta y estuvo 18 años en el negocio de impresión musical. La producción musical de Amberes creció a la par que su desarrollo económico y comercial, equiparándose a la producción de Italia, Francia o Alemania.

En 1551 se publicó la Danserye compilación de danzas cortas monofónicas utilizadas en bailes cortesanos mediante música instrumental. Susato se basó en conocidas danzas populares de su tiempo y realizó los arreglos para esta compilación, más cercanos a un concepto artístico de la música que a las versiones improvisadas de los músicos de la época. Consta de 59 piezas que podían ser interpretadas según la selección y orden que el organizador eligiera para el baile.

Rondas I y VII de la Danserye por la New London Consort, 1998. Imagen: «Músicos angelicales» de Hans Memling, 1480.

Además de imprimir proyectos de compositores individuales y antologías, Susato inició el Musyck boexken que buscaba recopilar las canciones en lengua flamenca, llegando a pedir a compositores flamencos que le enviaran sus obras. Otra de sus publicaciones fue el Souterliedekens, una colección polifónica de salmos para el hogar y su obra más importante fueron dos libros con 50 cantus firmus con bajo opcional.

El baile era un acontecimiento social muy importante en el renacimiento, se realizaba en todas las clases y permitía la interacción social, llevando a encontrar nuevos amigos, matrimonios y negocios. La música de baile renacentista estaba claramente definida por patrones de danza ya establecidos y favorecía la inclusión de las personas dentro de su estrato social. La Danserye no especifica los instrumentos que deben usarse para su interpretación, lo que permitía un gran abanico de uso. Entre las danzas más populares del renacimiento y la Danserye se encuentran los siguientes tipos: Gallada, Volta, Saltarello, Ronda, Spagnoletto, Alemanda y Pavana.

El primer baile de parejas (o de género, Geschlechtertanz) de Augsburgo se realizó en 1305 en el ayuntamiento y, excepto en ocasiones especiales o en bodas, los bailes de género se celebraban sólo durante el carnaval. Estos bailes, acompañados musicalmente por los artistas de la ciudad, fueron eventos sociales de primer orden y eran organizados por la nobleza. Desde 1429 los bailes se realizaban en un salón especial, la casa de baile. El último baile público se celebró en 1577 y la costumbre se mantuvo en privado hasta 1608.