El cómic como herramienta didáctica

Estudiando la ciudad del Siglo XX

Anuncios

Imagen: Portada original americana de una reedición de “Contrato con Dios” de Will Eisner por DC Comics en el año 2000. Tenement es una voz inglesa que se refiere a vivienda, concretamente a edificios de viviendas usualmente degradados.

Uno de los autores más reputados del cómic estadounidense es Will Eisner (1917-2005), creador de The Spirit en 1940 y narrador de sus historias hasta 1952. A principios de los 70 el fundador de Kitchen Sink Press sugirió a Eisner que continuara con las historias del personaje, pero en su lugar realizó una obra muy personal basada en sus vivencias de niñez y juventud en Nueva York (en Brooklyn y el Bronx), e influida por los sentimientos generados por la pérdida de su hija de 16 años en 1970.

“Contrato con Dios” se convirtió en el primer cómic en llevar la etiqueta de Novela Gráfica para poder presentarlo a un público más adulto y alejarlo del mercado de los superhéroes, orientado al público juvenil. Fue editado por Baronet Press en 1978 sin ser un éxito de ventas, pero permitió a Eisner seguir dibujando historias parecidas como “Ansía de Vivir” en 1988 y “La Avenida Dropsie” en 1995, ambientadas en el mismo barrio del Bronx y la ficticia avenida.

Estas tres obras han sido recopiladas en castellano y tienen el potencial para poder ser usadas didácticamente en educación secundaria para diversidad de temas utilizando fuentes primarias y secundarias. El cómic es una manera muy atractiva de presentar temas complicados y a menudo aburridos. Claramente no es un método académico, pero en educación secundaria tampoco se pretende eso, nos permitirá dejar una impronta en las mentes de los alumnos que no conseguiríamos con largos textos o clases magistrales.

La obra de Eisner requiere de trabajo por parte del profesor para extraer las partes que quiere utilizar y prescindir de aquellos temas más personales o espirituales que tal vez no interesen en sus clases de ciencias sociales (pero puede que sí en otras como filosofía o ética). El período entre-guerras es la época para la que encontramos más uso para este cómic; a partir de recortes de prensa y las historias costumbristas de los personajes observamos la Crisis de 1929, la influencia social del comunismo, el auge del nazismo y las políticas del New Deal de Roosevelt.

Desde el punto de vista de la Geografía podemos observar la evolución de la ciudad occidental, las migraciones, la degradación o la gentrificación, los movimientos sociales vecinales o la planificación urbana, y económicamente se tratan los fenómenos de la bolsa de valores, el desempleo y el mercado inmobiliario. Desde la geografía social podemos tratar temáticas anti-racistas y de tolerancia religiosa, por ejemplo, con las diversas oleadas de inmigrantes a los Estados Unidos, primero irlandeses, luego italianos, judíos alemanes y rusos y, posteriormente, gente negra del sur estadounidense y puertorriqueños. También hay un compendio de la Historia de finales del siglo XIX hasta mediados del XX, centrada en la ciudad de Nueva York.

Además podemos pedir a los alumnos que creen sus propios cómics basados en historias vitales, tanto suyas como de sus padres o abuelos. De esta manera potenciamos su creatividad, su capacidad de relación social, de análisis, de expresión de ideas y al mismo tiempo consolidamos su conocimiento de la familia, la historia reciente y la geografía que les rodea. Temas como la desilusión y la frustración, el confinamiento, la alienación de la ciudad o la pertenencia a una comunidad, son tratados en las obras de Eisner. El judaísmo también está muy presente debido los orígenes del autor, así como el racismo y la pobreza.

En conclusión podemos afirmar que la “Trilogía de la avenida Dropsie” nos ofrece un buen material para complementar temáticas de Historia contemporánea y Geografía urbana además de ofrecer un punto de partida para que los alumnos expresen sus experiencias vitales relacionadas con estos temas. Una añadido muy interesante para la educación secundaria transversal utilizando arte, ciencias sociales y filosofía.

Referencias

Eisner, W. (2008). Contrato con Dios: La trilogía. La vida en la Avenida Dropsie. Barcelona: Norma Editorial.

García, P. (2018, febrero). Los cómics de los 70 han muerto: La primera novela gráfica, Dolmen, 271, 59-60.

La Geografía Humana ante la crisis ambiental

Ecología Social y Naturalismo Dialéctico

Imagen: accidente nuclear de Fukushima I en 2011. Fuente.

La Geografía permite comprender el mundo y acceder al entorno en sus diferentes escalas. Actualmente los problemas medioambientales se suceden en todas las escalas por lo tanto el estudio ambiental debería ser una prioridad para la Geografía. En 1977 Lacoste escribía que:

“La crisis global se manifiesta y se percibe en términos geográficos, no solo se concibe en el tiempo sino sobre todo en el espacio.”

“Es necesario contar con un saber geográfico que permita comprender activamente los problemas y contradicciones espaciales existentes.”

En los planes de estudio de la Geografía se ha reforzado mucho la rama ambiental desde entonces introduciéndose en forma de máster o cursos de especialización, ligados muy a menudo a la ordenación del territorio. La Geografía Humana ambiental debe entenderse desde una visión que tiene por objeto el desarrollo integral y armónico entre los seres humanos y de éstos con el medio. No se trataría de una ciencia, sino de una postura, una política, de perspectiva integral.

Murray Bookchin crea el concepto de Ecología Social en Estados Unidos en 1981, estableciendo un conjunto de ideas de corte anarquista que llevarían a una transformación social radical. La Ecología Social estudia a los seres humanos junto a sus sistemas ambientales y las relaciones entre las diversas sociedades mediante un enfoque interdisciplinar. Entiende que los sistemas humanos y naturales no pueden entenderse por separado y que la práctica ambiental es una práctica social.

Los análisis ambientales deben ser críticos, enfocados a la raíz del problema y que planteen fundamentos para reconstruir la relación medioambiente-sociedad. Mediante este naturalismo dialéctico se busca romper con la aversión al pensamiento racional, la acción política y el compromiso social. Existen una serie de relaciones de dominación y jerarquías, desde la perspectiva de la Ecología Social, que a menudo provocan desequilibrios ambientales y crisis ecológicas que deben ser examinadas y en caso de no funcionar cambiarse.

La relación sociedad-medio

La energía y los recursos provienen de la naturaleza y existen diversos flujos que conectan los elementos (energía, materia e información) dentro del sistema mundo. En ese sistema global encontramos el sub-sistema social que se nutre y condiciona al resto de sub-sistemas. Hasta finales del siglo XX la visión era contraria, con una supremacía de la sociedad sobre el medio, legitimando el control y dominación de lo humano sobre lo natural. Entre los siglos XV y XIX se consolida una estructura mundial de colonización y conquista para unas metrópolis que adquieren materias primeras y mano de obra barata mientras se establece una justificación ideológica de imposición del mundo social al natural.

El desarrollo del capitalismo provoca una mercantilización del medio ambiente, una fragmentación entre la sociedad y el medio para poder controlarlo y comercializarlo. Ésto además permea a los conceptos académicos dividiendo las Ciencias Naturales y las Ciencias Sociales, creando unos enfoques reduccionistas, y por tanto parciales, que en muchos casos no pueden abarcar escalas y problemas complejos. Para poder explicar las relaciones sociedad-medio existen dos ejes:

El eje realismo/constructivismo interpreta la relación directa entre ambos mediante una producción social del medio por parte de la sociedad (constructivismo), por lo que la sociedad es preeminente, o una independencia de cada uno de ellos (realismo). En el constructivismo se establece que no hay entornos “naturales”, todos son susceptibles de una interpretación social. De esta manera solo hay problemas medioambientales cuando afectan a la sociedad de forma nociva. Además existiría también un filtro cultural que transformaría la importancia o percepción que tendría cada sociedad respecto a un problema o un medio concreto (Anthony Giddens, el fin de la naturaleza). El realismo, en cambio, postula que existen una serie de problemas ambientales objetivos independientemente de la percepción o postura social que se tenga.

Finalmente tenemos el eje agencia humana/estructuralismo. El primer componente cree que existe una capacidad del individuo de influir en los procesos sociales y ambientales, por ejemplo mediante movimientos ecologistas o iniciativas ciudadanas. El segundo componente da predominancia a las presiones estructurales (económicas, sociales, políticas) sobre la capacidad de acción individual, abogando por un cambio radical de las estructuras socio-productivas.

Las aventuras marítimas de Castilla y Portugal

Siglos XV y XVI

Imagen: mapamundi de Martín Waldseemüller (Universalis Cosmographia), 1507, con la primera aparición del nombre de América, al considerar el cartógrafo a Américo Vespucio descubridor del continente, por error.

En esta entrada vamos a describir las expediciones portuguesas y castellanas por los océanos Índico y Atlántico, respectivamente, junto a los problemas con que se encontraron.

Portugal y la navegación índica

El negocio portugués del siglo XV incluía tres elementos principales: el tráfico de esclavos africanos a las islas atlánticas (Cabo verde, Madeira), el cultivo de la caña de azúcar y el extenso circuito comercial de importación/exportación entre Europa y África.

Todo este negocio logró financiar, entre otras cosas, la expedición de Vasco de Gama (1497-1499) que bordeó el Cabo de Buena Esperanza hasta la India, previamente avistado ya por Bartolomé Díaz en 1488. De Gama llevó 4 barcos a través del Cabo y realizaron la ruta de Mombasa a Calicut contratando a un piloto indio. Al llegar a la India los bienes para comerciar en África que portaban no servían porque a Calicut ya habían llegado portugueses por tierra, se encontraron con cristianos y sólo pudieron volver con dos noticias: que existía una ruta por mar hasta la India y que el nicho comercial ya estaba ocupado por los musulmanes.

Portugal envió una flota armada con órdenes de destacar una fuerza permanente en la zona. Para intentar sacar a los musulmanes y ocupar su zona comercial Álvares Cabral volvió a la India con 12 barcos en 1500 (de los que volvieron 7, y de camino descubrió Brasil) teniendo enfrentamientos con los barcos árabes en el Índico. Hasta 1519 hubo una situación de guerra naval provocada por las incursiones portuguesas y propiciada por los venecianos, que ayudaban a los árabes para que no se vendieran especias en Lisboa sin pasar por Venecia.

Los portugueses tenían barcos mejor armados que los árabes y establecieron bases isleñas cerca de la India, como Goa en 1512, Malaca en 1519 y Ormuz en 1520. Debido a que los árabes y malayos estaban desunidos en pequeños reinos, Portugal pudo derrotarlos gracias a una mejor organización y mayor capital invertido. Al tener mejor posición estratégica y geográfica Portugal podía controlar, dirigir y transportar las especias y mercancías del Índico, substituyendo a los árabes y malayos; al mismo tiempo las elites indias seguían beneficiándose del comercio ya que, simplemente, se habían substituido unos mercaderes por otros.

La expedición atlántica de Castilla

Nace por casualidad mientras Cristóbal Colón busca una nueva ruta hacia Catay y las Molucas, tras varias semanas siguiendo los vientos alisios continuamente en una ruta fija logra llegar a América en 1492.

A partir de 1248 con la conquista de Sevilla, Castilla consigue un paso hacia el Atlántico y un litoral hasta Gibraltar. Desde allí se planifican varias expediciones político-comerciales como la conquista de las Canarias (1402-1478). En 1492 se conquista Granada y Castilla ha de dar un nuevo objetivo a la población, de esta manera aceptaron el viaje de Colón como una posible válvula de escape.

Colón no trajo mucho oro, ni siquiera especias, pero sí trajo indios paganos que había que cristianizar. Debido a esto el Papa concede una bula en 1493 para cristianizar las Indias y las discusiones sobre los derechos de las rutas llevaron al tratado de Tordesillas en 1494 que dividió el mundo para descubrir entre Castilla y Portugal en base a un meridiano.

En el primer viaje Colón llevó 3 carabelas, varios marineros y soldados; en el segundo viaje se incrementó la dotación a 12 barcos con 1500 hombres y el religioso Rodríguez de Fonseca organizó una colonia con campesinos, artesanos y frailes. La colonia fracasó, pero Fonseca se encargaría de organizar toda la empresa de las Indias posteriormente. Entre 1492 y 1502 todas las expediciones fracasarán.

A partir de 1502 los portugueses ya tendrán colonias en Brasil, lo que forzó una nueva estrategia castellana. Se decide que los indios son hombres con alma y hay que salvarlos, estableciéndose la primera ciudad: Santo Domingo. Ciudad fundada por los dominicos, confesores de la reina, con unos 2500 hombres, más animales y soldados. El objetivo era una colonia agrícola y ganadera. Hasta 1520 se establecerían colonias castellanas en América.

Surgen entonces las encomiendas de indios a colonos, pero ésto provoca una nueva crisis. Los indios se mueren, o los matan los propios colonos, y Bartolomé de las Casas recomienda abandonar América, eliminar las encomiendas y proteger a los indios. En su lugar se envían frailes jerónimos en una comisión para estudiar la situación de los indios, los colonos y el trabajo. La conclusión fue que los nativos no estaban acostumbrados a trabajar y arar la tierra y se buscó mano de obra esclava en los africanos negros para substituirlos.

La política estadounidense en Oriente Medio

Imagen: Soldados estadounidenses en Irak en 2009.

La Guerra del Golfo de 1991 es un momento histórico importante, implica una re-fundación de la situación del mundo árabe. El orden mundial había cambiado tras el fin de la Guerra Fría y el siglo XX corto de Hobsbawm había terminado, empezaban los fundamentos del siglo XXI que ahora nos toca vivir. La hegemonía de los Estados Unidos de América (EUA) era patente y se pretendía realizar una política pro-americana en Oriente Medio, acorde a la opinión de Israel de la situación estratégica de la región.

En el escenario bélico resultante de la guerra los EUA no permiten, por tanto, que las Naciones Unidas negocien una salida diplomática a la invasión de Kuwait por Irak. De esta manera se elige una vía de conflicto que buscaría sustentar las bases del nuevo orden mundial: toda la comunidad internacional debía seguir a los EUA.

Tras la guerra se establece una nueva división del mundo, de forma arbitraria, entre estados legítimos y estados “bastardos”, “canallas” o “parias” (Rogue states). Casi todos estos estados son musulmanes, excepto Corea del Norte y Venezuela; como ejemplos notables tenemos a Irán, Sudán, Siria, Afganistán, Irak o Libia. George W. Bush en 2002 utilizaría la expresión “Eje del Mal” para referirse a algunos de estos estados dándole un toque fundamentalista cristiano. Así pues tenemos una serie de estados aliados y clientes de los EUA y otros que no se doblegan ante el poder hegemónico de la potencia. No hay otros criterios de división ya que países que no respetan los derechos humanos, no tienen libertad de mercado o no son democráticos están dentro del primer grupo de países respetados.

El tratamiento que reciben estos estados es acorde a su acomodamiento a la política estadounidense. El foco de atención de los cambios de gobierno se centraba en si aceptaban a los EUA como líder no en si había un cambio de poder o de reparto de la riqueza. En otras palabras, en plegarse a las líneas políticas y estratégicas internacionales de los EUA, mientras en el interior de las fronteras todo podía seguir igual. Ejemplos de estos cambios se produjeron en Sudán y Libia.

A partir de 1991 se crea una red militarizada en la región centrada en Arabia Saudí y en los Emiratos del Golfo Pérsico. Los EUA quieren garantizarse un estado de clientelismo de las elites gobernantes y que estas sean incapaces de defender sus intereses regionales sino los de los estados unidos. Hay que entender que en estas sociedades hay una relación de gran desigualdad y falta de legitimación entre los gobernantes y la población. Los primeros monopolizan el bien público y los sistemas económicos del país, además de existir una gran corrupción y prácticas de tortura. Todos estos factores son generadores de radicalización entre la población.

Los regímenes resultantes son muy vulnerables y no pueden mantener el poder sin el apoyo externo de los EUA. Ese apoyo se da de forma política, diplomática, económica y militar, además de una concesión de impunidad para la gestión interna de la sociedad creando un proceso creciente de vulneración de los derechos humanos. Un claro ejemplo es el Egipto de Mubarak.

Mientras tanto en Occidente se produce una enajenación respecto a los problemas de Oriente. Tras la Guerra Fría se desplaza el eje del conflicto de la ideología a la cultura, mediante una revisión del culturalismo colonial del XIX y el orientalismo. Se plantea una superioridad cultural de la hegemonía, todo lo autóctono es anti-moderno, y se establece el modelo europeo como universal y civilizado. Así se desvía el problema político a una incompatibilidad de culturas y un choque con “bárbaros”, “salvajes”, “retrasados” y “razas”. No se piensa en responsabilidades políticas sobre las decisiones tomadas y sus consecuencias si no en el choque religioso y cultural, en factores inherentes en el Islam como los productores de los problemas. El principal instigador de estas tesis es Samuel Huntington con su libro El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial.

La información occidental esta muy impregnada del culturalismo y se produce un procesos de des-humanización de los musulmanes que junto al terrorismo justifica la guerra por encima de los derechos humanos. La guerra, el culturalismo, la tortura y la corrupción radicalizan a su vez las posturas de los terroristas generando un sistema que se retro-alimenta.

Existe también una des-localización de la tortura en Occidente, llevando a prisioneros a países árabes para que sean torturados allí, juntamente a leyes anti-terroristas en los países clientes que sirven para aplicarlas a cualquier disidente político local. Además los líderes de los nuevos estados surgidos de las guerras son ciudadanos americanos inmigrantes de esos países que son colocados en el gobierno para favorecer los intereses norteamericanos.

Sociedades y poder en Europa y Asia

Situación en el siglo XV

Imagen: Venecia, Procesión en la plaza de San Marcos de Gentile Bellini (1496). La Serenísima República de Venecia fue un estado comercial marítimo europeo cuyo apogeo se sitúa en el siglo XV.

Entre 1405 y 1433 el eunuco chino Cheng Ho hizo siete grandes expediciones náuticas con 300 barcos de más de 120 metros de eslora y 30 000 hombres, por expedición. El primer viaje les llevó hasta Java, Sumatra, Ceilán y Calicut (India); a partir del segundo repitió la ruta y la amplió hasta la península arábiga y el Mar Rojo; finalmente acabó el séptimo viaje llegando casi hasta el final de la costa índica de África retornando a China con dos jirafas y ébano.

Los mandarines decidieron matar a Cheng Ho tras sus viajes (aunque existen varias teorías sobre su muerte), prohibieron los barcos de alto cabotaje y en 1440 también a cualquier chino embarcarse en navíos extranjeros. Más adelante quemaron los astilleros y prohibieron alejarse más de 15 Km de la costa: China lo tenía todo comercialmente hablando en el siglo XV. Mientras en Europa se buscaban comercio, tierras, esclavos y cristianos en China no había religión que exportar, disponían de una gran población de campesinos, grandes extensiones de tierra y materias primas suficientes.

Los vecinos de China como Dai Viet (Vietnam) o Corea se convirtieron rápidamente en vasallos tributarios, sólo las islas, como Japón o Taiwan, fueron dejadas al margen a partir del siglo XIV. La dinámica interna del país se caracterizaba por la falta de grandes manufacturas -excepto la seda-, pequeños artesanos itinerantes, comercio interior a pequeña escala y control de la moneda por parte del estado. No existen grandes ciudades comerciales en China ni una división clara del campo y la ciudad en los recuentos de población. No hay, por tanto, símbolos del poder local, ayuntamientos o señores y el ejército es de carácter profesional al mando de los mandarines. La monarquía imperial gobierna de forma absoluta mediante los burócratas mandarines (aunque a veces influida por los eunucos de la corte o los confucianos) y los comerciantes y artesanos son la parte más baja de la pirámide social.

Europa, por el contrario, contaba con una población de 80 millones de habitantes (China contaba con unos 100 millones) dividida en múltiples estados territoriales y ciudades-estado, cada uno de ellos políticamente independiente y con ejército propio. Las dos realidades eran muy distintas debido a las características de la tierra y el mar respecto al coste comercial. En tierra el incremento del coste es aritmético siendo muy barato en distancias cortas y muy caro en las largas; el coste en el mar en cambio es curvo, algo más elevado que el de tierra en las distancias cortas, pero estabilizándose a partir de cierta distancia en un coste fijo casi independiente de la distancia.

Esto afecta a la distribución de los centros de comercio, las ciudades costeras son más proclives a la actividad comercial y por ello a forzar la especialización de la producción manufacturera. En cambio la capacidad de circulación se invierte, en mar es muy difícil ejercer el poder a distancia y las comunicaciones son irregulares. El comercio terrestre sólo es viable para productos de lujo de altos costes y fácil transporte (por ejemplo joyas o seda) mientras que el marítimo es viable para todo tipo de producto, es más barato y de mayor capacidad de transporte. En las tierras continentales es más fácil mover tropas, hacer circular la información, recaudar impuestos y hacer valer las leyes; los derechos individuales, la equidad y el comercio son características, en cambio, de los estados marítimos.

La comunicación en tierra es jerárquica, de dominación, el poder se emana desde la cúspide y ésta recibe el dinero obtenido de la base, son sociedades agrarias con un dominio directo del territorio, una gran administración y burocracia, suelen ser monarquías; por ejemplo la mencionada China o Francia, con ciudades mercado interiores. En el mar la comunicación es lineal, entre iguales, con acuerdos bilaterales y comercio entre ambas partes, son sociedades comerciales de acuerdos mutuos y formas de gobierno pactadas, suelen ser repúblicas; por ejemplo Génova o Venecia, con ciudades comerciales marítimas o fluviales.

En Europa las monarquías dominaban la periferia en el siglo XV (Castilla, Francia, Inglaterra, Lituania, Hungría, Moscovia) y las repúblicas el centro (estados germánicos e italianos). Los estados monárquicos territoriales tienen una gran fuerza militar y de coacción apoyada por una gran población, aunque carecen de capital para invertir y capacidad de comerciar, siendo el caso inverso el de las repúblicas urbanas. Durante la edad moderna las campañas miliares de los grandes monarcas fueron  financiadas por los grandes burgueses de las repúblicas como los Medici, los Fugger o los genoveses en una combinación de demografía y capital.

Pero los grandes casos presentados son modelos ideales, la mayoría de veces hay combinaciones mixtas de ambas realidades, como en Cataluña con Barcelona. Mientras que Cataluña es un fuerte estado territorial coaccionador, la ciudad de Barcelona está gobernada por un consejo y dispone de una carta de libertades desde el siglo XIII dentro de ese estado.

Fuentes en Geografía de la Población

Las principales fuentes en España

Imagen: Cruce de la estación del barrio de Shibuya en Tokio, el llamado “Scramble Kōsaten“, distrito con una densidad de población de casi 15 000 habitantes por Km2.

La Geografía de la Población se encarga de estudiar las relaciones entre el territorio y sus características con la estructura y la dinámica de la población, la distribución, las migraciones y su crecimiento. Para poder realizar ese estudio es necesario recopilar datos sobre la población a analizar mediante las fuentes más completas y fidedignas que indaguen dentro de una región, municipio o estado concreto. Las más utilizadas en España son el censo de población, el padrón municipal, las estadísticas vitales, el padrón continuo, los nomenclátor, el movimiento natural de la población y las encuestas.

El censo de población es la fuente con mayor información, recuenta los habitantes de un estado clasificados según diferentes datos demográficos, su objetivo es saber cuánta población hay y sus características. Es universal, de obligado cumplimiento y veracidad, se reparte a los hogares (pero la información es individual), es simultáneo en un momento concreto y existe un compromiso para repetirlo periódicamente, normalmente cada 10 años, aunque depende de la riqueza y la población del país, ya que requiere mucha inversión. El censo está regulado por la administración central del estado (mediante institutos de estadística normalmente, en España el Instituto Nacional de Estadística -INE- desde 1970) y se garantiza su realización, obligatoriedad, veracidad y protección de los datos por ley.

El padrón municipal recoge información parecida a la del censo con las diferencias de que es de ámbito municipal, y no estatal, y no tiene secreto estadístico. Debido a la falta de protección las preguntas del padrón son más reducidas, pero incluyen datos sobre la vivienda, el género, la edad, el nacimiento y los estudios, encaradas hacia el censo electoral. Los municipios más grandes piden los datos directamente al censo o a los institutos de estadística regionales (como el Institut d’Estadística de Catalunya -Idescat-) debido al gran volumen de población que manejan. El padrón es una herramienta muy necesaria para poder gestionar y planificar los servicios de sanidad, las elecciones y el uso de infraestructuras. Desde 1986 hasta 2001 se realizaba cada 5 años, pero desde entonces se propuso cambiar al padrón continuo.

La ONU recomienda un listado de preguntas a realizar por los países en sus estudios demográficos. Algunos ejemplos son: lugar de residencia, lugar de nacimiento, composición del hogar, género, edad, estado civil, ciudadanía, religión, idiomas, grupo étnico, hijos (vivos y totales), defunciones en el último año, alfabetización, asistencia escolar, nivel de instrucción, ocupación y rama, ingresos, tiempo trabajado, discapacidades, etc. Las preguntas varían de país a país, según sus necesidades y presupuesto, y en algunos casos son de uso partidista o polémico.

Las estadísticas vitales son los datos sobre nacimientos, matrimonios, defunciones y divorcios en un momento concreto. Se actualizan constantemente obligando a su cambio a la población por ley en el Registro Civil desde 1871. Existe una amplia colaboración entre el Registro, el INE y el padrón para compartir datos entre ellos y realizar una explotación estadística de los mismos. Los datos del Registro Civil también están protegidos y se exige veracidad.

El padrón continuo se elabora a partir del Registro Civil sumando el número de nacimientos y restando las defunciones a la población inicial de esta fuente. Debido a la obligatoriedad de empadronarse si hay un cambio de domicilio o entrada en el país el INE actualiza el cambio en el padrón continuo cuando se notifica. Pero esto comporta problemas, porque muchas personas sólo se empadronan si lo necesitan y a menudo no lo hacen, incluso algunos municipios que no quieran perder población pueden falsear los datos o pueden existir problemas de comunicación o burocracia interna que ralenticen la actualización. También existen datos como el nivel de instrucción que no se pueden actualizar constantemente; aunque el trabajo de campo es caro y comporta problemas no debería de abandonarse ya que permite mayor fiabilidad.

El nomenclátor se realiza paralelo al censo por unidad de población, no municipio, y nos proporciona información inframunicipal importante para el poblamiento de un territorio. Se lleva a cabo desde el siglo XIX y nos da información sobre el número de entidades de población dentro de un municipio y su tipología (villa, lugar, masía, etc.), la población por género, el número de viviendas y la distancia entre la capital y la entidad.

El movimiento natural de la población es una publicación anual del INE donde se registran los movimientos del Registro Civil desde 1975. La ONU recomienda que en un boletín de estadísticas vitales se diferencie entre el lugar donde se produce el suceso y el lugar de residencia debido a que los hospitales tienen un índice mucho más elevado de nacimientos y defunciones que otros lugares, por ejemplo, o la diferencia entre el municipio de un matrimonio y el lugar de residencia posterior de la pareja. La ONU también recomienda una serie de preguntas como: datos del recién nacido (prematuro, parto múltiple), datos de la madre y el padre (edad, profesión, residencia, estado civil, hijos), datos sobre el difunto (edad, estado civil, género, profesión, residencia), causas de la muerte, causas antecedentes a la muerte (enfermedades, lesiones), religión del matrimonio, etc.

Además de las encuestas de carácter privado o esporádico existe la “Encuesta de fecundidad y familia” de la ONU con continuidad desde 1950 hasta 1995 con las mismas preguntas en cada periodo de 10 años aproximadamente. El resto de encuestas son poco comparativas, aunque sirven para ampliar la información del resto de fuentes, junto a variables indirectas interesantes (por ejemplo, el uso de preservativos).

Según los países el porcentaje de respuesta a las fuentes varía. En la UE, los Estados Unidos, Japón, Australia, Venezuela, Canadá y Argentina el porcentaje es alto; en Rusia, China, y el resto de América, Asia y África septentrional y austral es medio; en cambio en África central es bajo. Los datos sobre nacimientos suelen ser mejores que el resto de datos y en las áreas urbanas son más fiables que en las rurales.

Asia y sus estructuras agrarias

Cereales y sociedad del año 500 al 1500

La dieta en Asia durante la edad media tenía unas características bastante distintas de la dieta europea, pero que en parte perduran hoy en día. En el continente asiático prácticamente el cien por cien de las calorías provenían del arroz entre los siglos VI al XVI. Dentro de sus alimentos no encontramos producto lácteo alguno y el consumo de carne es muy bajo, sólo el pescado era importante en algunos casos (como el de Japón). Las proteínas debían de proceder, por tanto, de otra fuente, en este caso de la soja, y las bebidas preferidas eran el té y los destilados del arroz.

El cultivo de regadío predominaba en el paisaje rural asiático y tenía un rendimiento distinto de los cultivos europeos, de secano y basados en el trigo. Mientras que el trigo producía, según las condiciones técnicas de entonces, 600 Kg por Ha, el arroz llegaba a 2300 Kg. A su vez el trigo requiere una cuarta parte de la cosecha para su renovación, mientras que el arroz sólo requiere una centésima parte. De esta manera la cosecha neta de trigo se situaba en 450 Kg/Ha mientras que la de arroz en 2277 Kg/Ha. Gracias a una cuidada selección de semillas entre los siglos X y XII, se podían realizar dos cosechas anuales.

El arroz soporta excelentemente el almacenaje, no fermenta sino que mejora de un año a otro y por tanto permitía una mejor administración y gestión de las crisis. Hay que tener en cuenta que 1 Ha de trigo alimentaba a una persona, mientras que 1 Ha de arroz lo hacía para ocho. El arroz se complementaba con sorgo o caña de azúcar. Al ser un cultivo que requiere una alta intensidad de trabajo y tiempo, así como un control del agua, se produjo una sociedad donde el trabajo era colectivo, que requería una alta inversión de capital y producía un elevado control social. La aldea era la unidad administrativa base contra la familia que lo era en el mundo europeo.

El sistema de regadío oriental (según Wittfogel) implicaba una gran disciplina y gobierno centralizado, un despotismo hidráulico de jerarquía piramidal regulado por un puñado de burócratas con una gran masa de campesinos pobres. El gobierno imperial chino gobernaba por la “Gracia del Cielo” y el emperador era el representante de la “Armonía”. Mientras existiera esa armonía, esa virtud, el emperador podía gobernar, en el caso de que hubiera guerras, terremotos, hambrunas o desastres de cualquier tipo el emperador podía ser depuesto.

El imperio chino se gobernaba mediante los mandarines, más de diez mil burócratas que administraban el imperio. El poder era básicamente arbitrario y se regía por muy pocas leyes. Los mandarines regulaban el calendario, las construcciones, las canalizaciones e impartían justicia. Les estaba prohibido trabajar con las manos y practicaban el confucionismo. El cargo no era hereditario y se elegía mediante oposiciones estatales en Pekín cada cierto tiempo, pero en cambio sí era vitalicio.