Introducción a la Historia

Imagen: El mundo conocido por Herodoto en el año -450. Herodoto es considerado el creador de la Historia en occidente por ser el primero conocido en realizar una compilación racional y estructurada de los sucesos humanos. Fuente.

En esta entrada haremos una pequeña introducción a la Historia para despejar algunas dudas sobre qué es y qué no es la Historia y para evitar malentendidos respecto a cierta visión inmobilista de la disciplina.

¿Qué es la Historia?

La Historia es el saber que estudia los hechos del Pasado referentes a la Humanidad: los acontecimientos, las personas y los materiales que hubieron antes del momento del estudio. A su vez también los interpreta, ya que, aunque la realidad establece que un hecho sucedió, la Historia reconstruye ese hecho sin percibirlo o mostrarlo tal y como fue; es decir: es también una interpretación del Pasado.

Esa interpretación nos sirve para entender nuestro mundo, saber porqué estamos aquí y porqué suceden ciertas cosas, presentada de forma secuencial. Cada suceso en el Pasado provoca multitud de efectos y tenemos que situarlo en un contexto, en un tiempo y espacio determinados, en el medio concreto en el que sucedió ese evento. El análisis de esta secuencia de hechos contextual nos aporta la explicación de qué ha pasado para que la Humanidad esté donde está, y como está, en el Presente.

¿Qué es el historiador?

El historiador es la persona que interpreta la Historia según las fuentes que encuentra. El historiador ordena las fuentes de forma que, aunque individualmente no explicarían nada, presentadas en conjunto proporcionan una explicación del Pasado. Pensar históricamente, según Pierre Vilar, significa vincularse al mundo, formar parte de él; todo lo que nos rodea es Historia y, por tanto, interpretable.

La Historia no es una disciplina cerrada, no existe una explicación absoluta que convenza a todo el mundo sobre lo que sucedió en el pasado. Además aparece documentación nueva constantemente y, en consecuencia, se modifica la información histórica que tenemos continuamente. Por otro lado la Historia no puede ser objetiva, las influencias del presente y las ideologías marcan la interpretación del historiador completamente. Es necesario hacer un gran esfuerzo para poder evitarlo y ofrecer una visión lo más cercana a lo que sucedió en el Pasado.

Las fuentes

Las fuentes históricas son la base de toda investigación. Podemos clasificarlas en cuatro tipos diferentes:

  • Fuentes escritas: son la gran mayoría de las fuentes de que disponemos y son más comunes a medida que nos acercamos al Presente; hay muchas más fuentes escritas en el siglo XX que en el I, por ejemplo. Hay que tener en cuenta que las fuentes escritas están muy influidas por el Poder de cada época, solamente en los últimos siglos ha habido una democratización de las letras, la cultura y la educación.
  • Fuentes materiales: son los objetos que encontramos, tanto la arquitectura como los objetos cotidianos, las herramientas, los recursos usados, etc. Necesitan contextualizarse muy bien ya que por sí solos pueden dar lugar a equívocos.
  • Iconografía: son los alimentos, vestidos, símbolos, religiones, ciudades, personajes, etc. que aparecen en las fuentes.
  • Fuentes orales: entrevistas, audios, grabaciones, etc.

El uso de las fuentes plantea varios problemas. Antes que nada hay que ser crítico con ellas, determinar si son verdaderas o estamos ante falsificaciones creadas posteriormente. Luego hemos de tener en cuenta que las fuentes son siempre parciales, creadas por personas con visiones incompletas de la realidad, con intereses o simplemente con imposibilidad de poder dar su auténtica opinión. A menudo las fuentes que encontramos están incompletas y eso también hay que tenerlo muy en cuenta.

El azar interviene mucho en la adquisición de fuentes, unas opiniones sobreviven y otras no debido a, por ejemplo, incendios (provocados o no) que destruyen unos escritos en lugar de otros. Además tenemos las no-fuentes, cuando no encontrar algo muchas veces aporta más información que encontrarlo. Y finalmente, como hemos comentado ya, hay diversas interpretaciones para cada fuente.

Periodización

Dividir el tiempo histórico en apartados es una tarea que se tiene que realizar forzosamente ya que es imposible estudiar la Historia entera. La periodización de la Historia es subjetiva, pero hay algunas etapas aceptadas universalmente, al menos para Europa:

  • Prehistoria
  • Edad Antigua – modo de producción esclavista
  • Edad Media – modo de producción feudal
  • Edad Moderna – modo de producción capitalista
  • Edad Contemporánea

Todas las clasificaciones que hagamos provocarán problemas de límites, características o aplicación regional. La periodización mostrada funciona muy bien para Europa, pero no para América o Asia, por ejemplo.

Grandes lineas de investigación

La Historia actual, con las características que acabamos de mencionar, surge en Alemania en el siglo XIX con una escuela de orden positivista que busca la precisión por sí misma, localizar y marcar los hechos cuándo y cómo sucedieron. Durante el siglo XX surge en Francia una escuela diferente que busca conocer más que los hechos, la imagen en conjunto. La escuela francesa se centra en fenómenos colectivos, sociales, el estudio de la Historia Total.

Otros campos más específicos que se han desarrollado son:

  • La Historia Social
  • La Historia de las minorías
  • La Historia de las mujeres
  • La Historia de los niños
  • La Historia de las mentalidades
  • La Historia Económica
  • La Historia Política

Un comentario en “Introducción a la Historia”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: