Narración Pulp en Barcelona

Un lugar de encuentro

Imagen: logo de la segunda edición de Area Pulp con los personajes creados por Robert E. Howard, Conan el Bárbaro (1932, izquierda) y Solomon Kane (1928, derecha). Ilustración de Juanma Martín Rivas.

El pasado domingo 10 de noviembre Area Pulp organizó su segundo festival, en esta ocasión homenajeando a Robert E. Howard creador del famoso Conan el Bárbaro y de Solomon Kane. El lugar escogido fue la taberna Ovella Negra cercana a la calle Marina, en Barcelona. El festival aglutinó a escritores, ilustradores, artesanos, tiendas y profesionales relacionados con la literatura fantástica, la ciencia ficción, el cómic y los juegos de rol; y, por supuesto, a muchos aficionados a esos géneros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Algunas paradas del mercado de Area Pulp.

 

Estos festivales surgieron con la idea de poner en contacto al gran público con creadores de contenido del fantástico y difundir una cultura poco conocida, pero rica en contenidos. El formato escogido es el de un mercado donde puedes pasear por los diversos puestos y charlar, comprar o debatir en las diferentes mesas redondas. El festival contaba además con un concurso literario, juegos de mesa, sesiones de maquillaje de efectos especiales y paradas de firmas de los diversos autores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Autores firmando en el evento Area Pulp.

En la película Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) se iniciaba el metraje con una definición de la voz inglesa pulp que en su segunda acepción decía: “Una revista o libro que contiene temas escabrosos y está impreso de forma característica en papel rugoso y sin guillotinar”. Tarantino ya había hecho patente su intención de hacer una película que fuera del mismo estilo que la revista Black Mask (1920), que se encuadraba dentro de ese formato y que trataba normalmente con historias de género negro. El propio título de la película se podría traducir como “narración pulp”.

Primeros minutos de la película Pulp Fiction.

Las revistas pulp fueron muy populares desde finales del siglo XIX hasta los años 60 del siglo XX, siendo un producto muy barato destinado a la evasión y a las clases populares, sobre todo a hombres, y con historias, como decía la definición, algo truculentas. El termino pulp (pasta o pulpa) es algo despectivo y se refiere al tipo de papel utilizado, amarillento y barato, de mala calidad y sin guillotinar, encuadernado en rústica.

Los argumentos solían ser simples, aunque no siempre, y usualmente incluían historias de ciencia ficción, terror, fantasía, romance y género negro. Eran frecuentes los temas sórdidos, eróticos, el consumo de drogas y la violencia donde el enfoque que daban los autores era muy directo, dejando de lado el desarrollo de los personajes y el dialogo a favor de la narrativa y la trama. Los nombres de las revistas solían contener palabras como “asombroso”, ”aventura”, “extraño”, “horror” o “espeluznante”, como en la famosa Weird Tales (Cuentos Extraños, 1922).

Weird_Tales_May_1934
Portada de Weird Tales de mayo de 1934, con una historia de Conan escrita por Robert E. Howard, ilustración de Margaret Brundage. Fuente.

Su pico de mayor popularidad llegó en la década de los años 30, época en la cual el imaginario colectivo sitúa las historias de los personajes pulp más famosos. Tras la Segunda Guerra Mundial el aumento de los costes del papel debido a la escasez y la competencia de los comic-books, las novelas de bolsillo y la televisión hicieron declinar este formato. Aun así el relevo lo tomaron las llamadas revistas para hombres con historias de guerra, acción en lugares exóticos y chicas ligeras de ropa, pero ya con papel satinado.

Dentro de las revistas pulp surgieron personajes que posteriormente saltaron a la publicación en novela (a menudo recopilando los relatos de las revistas), el cómic o el cine como Buck Rogers, Conan el Bárbaro, los Mitos de Cthulhu, Doc Savage, Flash Gordon, John Carter de Marte, la Sombra, Tarzán o el Zorro. Multitud de autores pasaron por las páginas de este tipo de revistas, tan famosos como Isaac Asimov, Ray Bradbury, Philip K. Dick, Robert E. Howard o H. P. Lovecraft.

En Area Pulp podréis encontrar autores que dan homenaje a ese tipo de historias surgidas de las revistas pulp. Historias con anti-héroes, fantásticas, llenas de acción donde el misterio, lo oculto y la magia siempre están presentes. Historias que suceden en el futuro o en lugares exóticos, con sociedades muy distintas, y a la vez muy parecidas, a las nuestras. Aunque el formato y la calidad de muchas de las historias publicadas dejaran mucho que desear, las revistas pulp permitieron despegar a autores que hoy en día son ampliamente reconocidos. Un ejemplo de que la “cultura popular” puede realizar obras reflexivas y de alto valor, a menudo despreciadas por la llamada “alta cultura”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Una de las mesas redondas del evento Area Pulp.

Fotografías de Rubén Alonso Jiménez.

100 años de superhéroes (VI y final)

Imagen: portada de X-Men #114 (julio de 2001) por Frank Quitely. Este número es el primero de la etapa de Grant Morrison, guionista que marcará a muchos de los cómics de los últimos años. La logoforma fue editada para que hiciera referencia a New X-Men a petición del autor. Los personajes que aparecen son de izquierda a derecha: la Bestia, Fénix, Lobezno, el Profesor X, Cíclope y la Reina Blanca.

Resurgimiento (2002-2011)

A principios del siglo XXI se percibió que no había regeneración de lectores en los cómics de superhéroes. Por un lado se empezó a invertir más en el apartado gráfico para atraer a un público cada vez más acostumbrado a menos texto y más imagen. No solo el color por ordenador se había ido perfeccionando durante los años 90 sino que se exigía cada vez más a los dibujantes y entintadores, llegando a obtener páginas de una altísima calidad. Pero por otra parte los propietarios de los personajes empezaron cada vez más a franquiciarlos y los superhéroes se diversificaron en el cine, la televisión y los videojuegos, dejando de ser casi exclusivamente héroes de papel.

Películas y series de superhéroes en radio, cine y televisión ha habido desde los años 40, siendo los más recordados los seriales televisivos de Superman (1951) y Batman (1966), la película de Superman de Richard Donner (1978), la de Batman de Tim Burton (1989) y sus continuaciones durante los 80 y los 90. También hubo series de animación como Batman: la serie animada de Bruce Timm de 1992, que tuvo muy buena crítica y aceptación. Pero no había en aquellos años ninguna intención de cambiar el modelo de negocio del papel al celuloide.

En el año 2000 la película X-Men de Bryan Singer, con dos secuelas hasta 2006, fue toda una sorpresa comercial y se vio el cine como una gran oportunidad de negocio. Viendo la caída de lectores se empezaron a crear cada vez más películas y series basadas en superhéroes, relegando el comic-book a los lectores más veteranos y enfocando los nuevos medios para atraer nuevo público. Spider-Man de Sam Raimi en 2002, y sus secuelas en 2004 y 2007, volvieron a ser un éxito y, sobre todo, las trilogías de Batman de Christopher Nolan (2005 a 2012) y Iron Man (2008 a 2013). Los cómics, las películas y los juegos se retroalimentaban, la línea ultimate de Marvel sería la base de su universo cinematográfico y a la vez las películas influirían en los comics posteriores.

Por ejemplo, en 2001 el guionista escocés Grant Morrison se encargó de los guiones de la Patrulla X en la serie X-Men. A partir del número 114 (julio de 2001) junto a Frank Quitely y otros dibujantes, como Phil Jiménez, la serie tuvo un tono muy diferente a lo habitual, con drogas, adulterio, revueltas estudiantiles, personajes con fuertes personalidades y tramas posmodernas, dando brillo a una franquicia en caída libre. Sin embargo, estéticamente la serie se parecía a las películas aunque sus historias no se asemejaran en nada.

En ese mismo año el guionista que iba a ser la mano detrás de la Marvel de los años 2000 empezó en la serie Daredevil vol. 2 #26 (diciembre de 2001) dentro de la línea Marvel Knights. Junto al dibujante Alex Maleev, Brian Michael Bendis presentaba historias de género negro, conducidas mediante hábiles diálogos y un ritmo narrativo muy pausado. Al terminar su etapa en Daredevil, Bendis migraría a los Vengadores, donde los alzaría a las auténticas estrellas de la Casa de las Ideas, como nunca antes había pasado. Empezaría en el Avengers #500 (septiembre de 2004) y continuaría con New Avengers #1 (enero de 2005) en una etapa que duraría hasta 2010, incorporando a personajes como Spiderwoman, Luke Cage, Puño de Hierro, Lobezno o Spider-Man a las filas habituales de los Vengadores.

Mientras tanto los mutantes de Marvel probaban nuevas vías de volver a resucitar a la franquicia como el experimento de Peter Milligan y Michael Allred en X-Force (X-Force #116, mayo de 2001) que llevaría a la cancelación de la serie y al inicio de un nuevo título: X-Statix (septiembre de 2002). Los autores trataban polémicos temas como la sociedad de consumo, los famosos, la política internacional o la alienación juvenil. Varios miembros del grupo eran homosexuales y se intentaba reflejar la sociedad norteamericana de principios del siglo XXI a través de una crítica mordaz.

X-Statix_Vol_1_1
Portada de X-Statix #1 por Mike Allred, septiembre de 2002. Fuente.

Tras la etapa de Morrison se realizó un fichaje estrella para la Patrulla X como fue Joss Whedon, creador de Buffy Cazavampiros y Firefly, con amplia experiencia en cine y televisión como guionista. Se le creó una serie a él expresamente y se aceptaron todas sus peticiones con tal de que resucitase a los mutantes. Astonishing X-Men #1 (julio de 2004) continuaba la historia donde la dejó Morrison y contaba con el dibujante John Cassaday. Fiel a su estilo, muestra historias de crecimiento personal de los personajes, con homenajes a la etapa de Claremont, con sentimientos a flor de piel, pero adoleciendo sus diálogos de réplicas constantes para ver quién es más duro e ingenioso.

Paralelo a la etapa de Bendis otro de los autores base de la Marvel de los 2000 y de su adaptación a la gran pantalla fue Mark Millar. En 2006 creó el crossover Civil War junto a Steve McNiven que tuvo repercusiones en casi todo el universo Marvel, llegando hasta la muerte del Capitán América y la consolidación de Tony Stark como perro guardián de la seguridad de los Estados Unidos. Papel que mantuvo hasta la Invasión Secreta de Bendis en 2008. Otras obras que, como Civil War, han marcado las películas y series de Marvel de la pasada década han sido el Capitan América de Ed Brubaker (Captain America vol. 5 #1, enero de 2005) junto a Steve Epting y Marcos Martín entre otros dibujantes; el Puño de Hierro de Ed Brubaker, Matt Fraction y David Aja (Immortal Iron Fist #1, enero de 2007); y el Iron Man de Matt Fraction y Salvador Larroca (Invincible Iron Man vol. 2 #1, julio de 2008).

DC entraba en los años 2000 tras varios años marcados por la renovación que supuso Kingdom Come. Siguiendo la estela de la serie de Waid y Ross justo había finalizado la etapa de la JLA de Grant Morrison y Howard Porter que había puesto en primera línea al grupo emblema de DC, recuperando la esencia de los personajes y con un tono totalmente mitológico. Los planteamientos del guionista acabarían incluso afectando al resto de colecciones, hasta Crisis Final en 2008.

JLA_1
Portada de JLA #1 por Howard Porter y John Dell, enero de 1997. Fuente.

Aunque Marvel volvía a tomar la delantera del medio gracias a la renovación que supuso la línea Ultimate y sus consecuencias, DC seguía produciendo obras puntuales de calidad, aunque cada vez más y más el caos se apoderaba de sus series y su continuidad. Cada pocos años DC presentaba a sus personajes “renovados”, cambiando sus orígenes y personalidades con varias Crisis (infinita en 2005 y final en 2008), volviendo al multiverso, pero con “sólo” 52 tierras alternativas (Nuevos 52, ya en 2011). Aunque estas estrategias sirvieron para mantener el interés y las ventas no produjeron etapas realmente remarcables.

Dentro de los personajes femeninos, sí que DC ha estado siempre más a la delantera que Marvel. En enero de 2002 se publicó Catwoman vol. 3 #1 de Darwyn Cooke y Ed Brubaker, con muy buenas críticas. También encontramos a la serie Birds of Prey que narraba las aventuras de Canario Negro y Barbara Gordon (primero como Oráculo y luego como Batgirl). En el número 56 (agosto de 2003) la guionista Gail Simone añadió a la Cazadora como protagonista y actualmente las tres conforman la alineación regular.

Darwyn Cooke también realizó tal vez la mejor publicación de DC de los años 2000, La Nueva Frontera (New Frontier) de 2004. Un universo alternativo donde vuelve a narrar la aparición de los héroes de la Edad de Plata, pero esta vez inmersos en la cultura e historia de los años 50 y 60. Cooke presentaba la Guerra Fría, el racismo, la caza de brujas, la carrera espacial y la era atómica a partir de un discurso de John F. Kennedy del que se extrae el título de la serie. Una obra muy nostálgica a la vez que buscaba inspirar para el futuro.

DC-_The_New_Frontier_1
Portada de New Frontier #1, por Darwyn Cooke, marzo de 2004. Fuente.

Inicialmente también ambientada en los años 50 Superman Red Son (2003) de Mark Millar y Dave Johnson nos respondía a qué hubiera sucedido si Superman hubiera aterrizado no en Kansas sino en Ucrania. La historia avanza a través de las décadas con un Superman como adalid de la Unión Soviética, buscando siempre el bienestar de la humanidad, pero cayendo en el autoritarismo. El conflicto entre seguridad y libertad es el hilo conductor de esta obra, con un inesperado final.

Grant Morrison iba poco a poco configurándose como indispensable para el universo DC y además de su JLA y de sus Crisis se encargó en esta década de dos obras relacionadas con los dos iconos de la editorial. Por un lado su etapa en Batman desde el número 655 (septiembre de 2006) y después en Batman and Robin en 2009. Junto a varios dibujantes como Andy Kubert, Tony Daniel o Frank Quitely el guionista crea una de las etapas más psicodélicas del Hombre Murcielago, utilizando elementos muy variopintos de su pasado: desde la supuesta supervivencia de uno de sus progenitores, villanos a cada cual más esperpéntico, hasta el plan de contingencia de Batman por si un día él mismo se volviera loco.

Por otro lado una de las mejores obras de esta década la encontramos en All-Star Superman de 2006. Junto a su dibujante fetiche, Frank Quitely, Morrison de-construye a Superman, analizando y aislando todos los elementos clásicos que hacen al último hijo de Krypton una leyenda. En cada número se trata un icono del universo de Superman en una suerte de doce pruebas de Hércules mientras se desarrolla una trama donde la vida del Hombre de Acero está en peligro.

all-star-super
Portada de All-Star Superman #1 por Frank Quitely y Jamie Grant, enero de 2006. Fuente.

Además de Morrison encontramos también en estos años a otro gran demiurgo del destino de los personajes de DC, Geoff Johns. En el año 2005 fue el encargado de traer de vuelta al Green Lantern Hal Jordan después de su traición y muerte en Hora Cero. Se volvía a reescribir su origen, pero se añadían y ampliaban las historias que había hecho Alan Moore para el cuerpo de linternas verdes. Johns crea el concepto del espectro emocional, donde cada emoción está ligada a un color, como sería el verde a la voluntad o el amarillo al miedo, por ejemplo. Esto le permite crear toda una mitología a su alrededor que devolvió a Green Lantern a primera línea. No solo eso sino que también se encargaría de guionizar el crossover de Flash que cambiaría el universo DC para adecuarlo a las nuevas 52 tierras alternativas de 2011, Flashpoint.

¿Crisis en cómics infinitos? (2012-2019)

A partir de 2008 la proliferación de películas y series de televisión de superhéroes ha ido en aumento. Marvel creó el MCU (Marvel Cinematic Universe) donde todas sus producciones estaban interrelacionadas y donde existía una continuidad, al estilo de los comics que crearon Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko. En 2012 se estrenó Avengers, la película de los Vengadores, que unía a personajes ya presentados en anteriores filmes como Thor (2011), Iron Man (2008) o Capitán América: el primer vengador (2011). Avengers ha contado con tres secuelas, incluida la recientemente estrenada Avengers: Endgame (2019). Cada año varios títulos de superhéroes se han estrenado, tanto de Marvel como de DC, incluyendo varias películas sobre Superman, Batman, Spider-Man, Lobezno, la Patrulla X y los Guardianes de la Galaxia.  The Dark Knight de Christopher Nolan (2012) y Black Panther (2018) de Ryan Coogler han recibido varias nominaciones y premios de la Academy of Motion Picture Arts and Sciences (los llamados premios Óscar).

Además, gracias a los servicios de streaming, las series sobre superhéroes también han tenido un crecimiento sin precedentes. Aunque DC había producido previamente bastantes series con cierto éxito (Wonder Woman, 1975; Flash, 1990;  Las aventuras de Lois y Clark, 1993; Smallville, 2001; por ejemplo), no fue hasta Arrow (2012) cuando despegó la fiebre. Desde entonces han aparecido Gotham (2014), Constantine (2014), Flash (2014), Supergirl (2015), Legends of tomorrow (2016), Titans (2018) y Doom Patrol (2019).

Marvel tuvo cierto renombre con la serie de televisión de Hulk que protagonizaba Lou Ferrigno en 1977 junto a otras producciones menores basadas en Spider-Man durante esa época. A partir de 2013 empezó su línea de series con Agentes de SHIELD, pero la popularidad vino a partir de Daredevil y Jessica Jones en 2015, seguidas de Luke Cage (2016), Iron Fist (2017), Punisher (2017) y The Defenders (2017). Actualmente parece que han perdido algo de fuelle aunque siguen produciendo series como Cloack and Dagger (2018) y Runaways (2017).

Parece que el foco de los superhéroes se centra hoy en día en los medios audiovisuales, aunque también parece dar síntomas de saturación, con batallas de derechos, licencias, excesivos títulos para seguir, múltiples plataformas de visionado, etc. Sin embargo las creaciones más originales siguen realizándose en papel y, aunque eclipsadas por la vorágine de efectos especiales, han surgido títulos remarcables en los últimos años que vale la pena mencionar aquí.

Este éxito de crítica no se corresponde con una subida de las ventas, que en todo caso han bajado, debido a un contingente de lectores reaccionarios. Muy a menudo el lector medio de superhéroes suele ser un hombre blanco entado en los 40 que busca seguir leyendo a sus personajes de toda la vida (en este caso de los años 80 y 90). Aunque se ha intentado atraer a nuevas generaciones a los cómics de superhéroes, el público habitual parece querer contenido clásico como en las reestructuraciones de DC y  Marvel, Rebirth y Legacy de 2016 y 2017.

La feminización y socialización de la Marvel de Axel Alonso fue muy valorada, pero no acompañada de ventas altas. Jane Foster, anteriormente una secundaria, ganaba los poderes de Thor y se convertía en la diosa del tueno (Thor vol. 4, #1, de Jason Aaron y Russell Dauterman, diciembre de 2014); aparecía el primer personaje musulmán de primera fila de Marvel, la nueva Ms. Marvel, una adolescente hija de inmigrantes (Ms. Marvel vol. 3 #1, de G. Willow Wilson y Adrian Alphona, abril de 2014) y Riri Williams se convertía en la nueva Iron Man, negra, joven y mujer (Invincible Iron Man vol 4. #3).

Thor_Vol_4_1
Portada de Thor vol. 4 #1, por Russell Dauterman y Frank Martin, diciembre de 2014. Fuente.

En los últimos años las mejores obras de superhéroes han sido las menos convencionales, las que han tratado un desarrollo de personajes más profundo y cercano a la realidad o premisas originales nunca vistas anteriormente. El Daredevil de Mark Waid, Paolo Rivera y Marcos Martín (Daredevil vol.3 #1, septiembre de 2011) rehace toda la etapa de los 2000 hacia un tono mucho más positivo y cercano al lector. También encontramos al Ojo de Halcón de Matt Fraction y David Aja (Hawkeye vol. 4 #1, octubre de 2012) con un personaje sin uniforme, compartiendo protagonismo con su versión femenina.

Dan Slott nos sorprendió con la mente del Dr. Octopus ocupando el cuerpo de Spider-Man, intentando ser mejor de lo que lo había sido Peter Parker en Superior Spider-Man #1, enero de 2013, junto a Ryan Stegman. Saladin Ahmed y Christian Ward en julio de 2017 iniciaron una serie limitada con el rey de los inhumanos como protagonista, Rayo Negro (Black Bolt #1), gráficamente muy potente, donde nos presentan al protagonista encarcelado.

Y finalmente tenemos al guionista estrella del momento, Tom King, el ex-agente de la CIA. King ha escrito la aclamada serie Vision vol. 2 en 2016 (junto a Gabriel Hernández Walta) con el androide de los Vengadores buscando el sentido de la vida formando una familia, la colección de Mr. Miracle (2017) junto a Mitch Gerads que explora como los traumas vitales condicionan la vida familiar de este personaje creado por Kirby y actualmente guioniza una de las mejores etapas de Batman de los últimos años (Batman vol. 3 #1, agosto de 2016).

Mister_Miracle_Vol_4_1
Portada de Mr. Miracle vol. 4 #1, por Nick Derington, octubre de 2017. Fuente.

Y hasta aquí este repaso sobre los superhéroes desde hace 100 años, esperamos que haya servido para poder entender mejor este género y, sobre todo, dar obras de referencia para aquellos que quieran ahondar más en él. Por supuesto, como dijimos en la primera entrega, no es una lista exhaustiva y seguro que nos dejamos muchos autores y personajes fuera de estas entradas. Pero el formato y el tiempo nos ha obligado a escoger las que pensamos han sido las más representativa o de mayor calidad para cada momento. Muchas gracias por leernos.

El año sin verano

El volcán que heló Europa

Imagen: El Canal de Chichester de J. M. W. Turner (1928). Los colores amarillentos del ocaso de esta pintura y el cielo gris que observaba Turner se deben a la presencia de azufre y ceniza volcánica en la atmósfera.

La erupción del volcán indonesio Tambora en la isla de Sumbawa en 1815 provocó un importante enfriamiento en muchos lugares del planeta en los años posteriores. El volcán tiene registradas erupciones en 1819, 1880 y 1967, pero la de 1815 provocó desastres de origen volcánico que no se habían visto en 1300 años. Las islas del archipiélago de Sumbawa quedaron cubiertas por cenizas de varios metros de espesor, provocando la muerte de sus habitantes. Durante varios días las negras nubes del volcán cubrieron el cielo 300 Km a la redonda y la lava vertida al mar provocó un tsunami. Olas de dos metros de altura llegaron a distancias de 1600 Km desde Sumbawa y se estiman 88.000 fallecidos.

Además de los efectos locales una gran masa de polvo de sulfuro fue proyectada hacia la estratosfera. Se estiman más de 150 millones de toneladas de polvo por encima de los 15 Km de altura (unos 100 Km³). El tamaño tan fino de las partículas les impidió caer hasta el nivel del mar durante años y además hacerlas casi imperceptibles al ojo humano. Los vientos atmosféricos llevaron este polvo a todas las partes del globo, incluyendo los polos, durante los años posteriores a la erupción. William J. Humprheys en 1913 logró relacionar la ola de frío veraniega del año 1816 en Europa con las erupciones de volcanes del siglo XIX (1809, 1812, 1813 y 1814). En 1970 Hubert Lamp estableció una escala de medida del polvo volcánico emitido desde 1500 a 1960 que fue posteriormente desarrollada por Newhall y Self (VEI), lo que ayudó a confirmar la influencia de Tambora en el año sin verano de 1816.

En ese año se percibió polvo en suspensión en los cielos de Europa, volviéndolos grises, y puestas de sol de un color intenso debido a ese polvo. Durante los meses de verano se registraron temperaturas medias casi 4 grados más bajas de lo habitual y también se vieron grandes tormentas de granizo e inundaciones en el continente. Pero lo que chocaba más a la población eran las repentinas olas de frío que reducían las temperaturas de unos calurosos 26 grados hasta 7, con nevadas incluidas. Las cosechas se perdían o atrasaban, el ganado moría y la población pasó bastantes penurias durante ese año, se consideró un desastre agrícola en Nueva Inglaterra, el Canadá atlántico y Europa Occidental. Hay que tener en cuenta que el planeta estaba ya bajo un enfriamiento climático desde el siglo XIV que había estado provocando malas cosechas habitualmente.

La influencia de este clima tan adverso no fue solamente en los aspectos puramente físicos. El arte también cambió debido al insólito verano de 1816, creándose obras que afectarían a la cultura europea de los siguientes 200 años. Durante ese verano en Suiza el grupo formado por Percy B. Shelley, Lord Byron, John W. Polidori, Mary Godwin y Claire Clairmont pasó unas vacaciones retirado de Gran Bretaña, en la Villa Diodati cerca del lago Ginebra.

Byron había sufrido el rechazo de la sociedad británica, la ruina económica y el fracaso matrimonial con Anne Isabela Milbanke por lo que se instaló en Suiza. En el mes de junio su amigo Shelley le visitó junto a su amante Mary tras haber sido expulsado de la universidad de Oxford y abandonando a su mujer e hijos. Mary Godwin consideraba la residencia de Byron un lugar sagrado que había albergado a autores reputados, como John Milton o Rosseau. Durante días no pudieron salir debido a las fuertes lluvias y con un cielo ennegrecido por el día. Byron compuso el poema Oscuridad en tres días que refleja la pesadumbre y el helado ambiente en el que se encontraban.

El pequeño grupo organizó un juego para entretenerse: inspirados por el lóbrego contexto cada uno debía escribir un relato de terror. Sólo Mary y Polidori acabaron los suyos, pero acabarían siendo obras seminales de la literatura contemporánea, Frankenstein o el Prometeo Moderno y El Vampiro (1819). Polidori era el médico personal de Byron, al cual odiaba en secreto, el protagonista de su novela, Lord Ruthven, era un retrato del poeta en el que desfogaba sus frustraciones al no poder decirle a Byron sus verdaderas opiniones sobre él. La novela estaba basada en la inconclusa Fragmento de una Novela, de Byron, y muestra la visión actual del vampiro romántico que influiría en Carmilla de LeFanu (1827), Berenice de Poe (1835), La Familia Vurdalak de Tolstoi (1839) y Drácula de Stoker (1897).

Frankenstein (1818) es considerada la primera novela de ciencia ficción moderna con amplios rasgos de novela gótica y romántica. Las historias de fantasmas leídas alrededor del fuego y las conversaciones de Mary con su amante Percy sobre alquimia, galvanismo y castillos alemanes inspiraron la historia sobre un científico que crea vida y posteriormente se arrepiente. Además incluye referencias claras al mito de Prometeo, al Paraíso Perdido de Milton y a la Oda del Viejo Marinero de Colleridge. La cantidad de obras derivativas posteriores tanto de literatura, cine, música, cómics y otros es enorme.

La película española Remando al Viento (1987) de Gonzalo Suárez muestra la estancia de los jóvenes en Villa Diodati y las consecuencias en sus vidas en los siguientes años. Ganó los premios a mejor director, mejor fotografía, mejor dirección artística, dirección de producción, vestuario, maquillaje y peluquería de los Premios Goya de 1989. Aunque la película presenta en algunos momentos sucesos que no son ciertos plasma el proceso de la creación literaria y el trasfondo del año sin verano de 1816. El tema principal de la película es la Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis de Ralph Vaughan Williams (1910).

La Guerra de Troya

Contexto histórico y legendario

Imagen: Aquiles matando a Pentesilea (reina amazona aliada de Troya), detalle de una ánfora del año -535 pintada por Exequias, en el Museo Británico de Londres.

La guerra de Troya ha inspirado relatos, tragedias, películas, e incluso comics, desde hace miles de años. No hay un consenso claro respecto a la influencia de sucesos históricos en los poemas homéricos, así tampoco como en la identidad, o existencia, de su autor. La horquilla de años en los que se establecen los dos últimos ataques a la ciudad de Troya y su posterior abandono durante siglos tras ser devastada se sitúa en una época de misterio conocida como el colapso de la Edad de Bronce (o Edad de Bronce Tardía) ¿Podrían ser los desastres acontecidos en el lapso de menos de 100 años en el Mediterráneo Oriental la base de la leyenda? Vamos a ver qué sabemos.

Alrededor del año -1800 los aqueos procedentes de los Balcanes se instalaron en la Península Helénica y fundaron diversas ciudades-estado como Micenas y Tirinto. Este es uno de los nombres por los que se refieren a los griegos en la Ilíada, podría ser, por tanto, este pueblo el que atacara Troya y perdurara así su gentilicio. En los siguientes siglos los aqueos dominaron la región y de forma pacífica la isla más importante, Creta, en -1400. Aun siendo un pueblo de carácter guerrero la dominación de la Hélade parece que no recurrió a grandes batallas y poco a poco la cultura aquea se fue asimilando en la cultura dominante anterior, la minoica procedente de Creta, formando la cultura micénica (de Micenas, la ciudad más importante, que substituyó a Cnosos). A partir de -1200 la cultura micénica fue siendo substituida por la llamada cultura dórica, la escritura autóctona desapareció, se incorporó el uso del hierro y el dialecto dórico fue el predominante. Si eso fue producto de migraciones de pueblos del norte o un cambio cultural interno no está claro.

Lo que sí sucedió es que la cultura de palacios amurallados desde los que se administraban los excedentes agrarios de amplias regiones desapareció. Micenas, Pilos, Cnosos, Tebas y Troya fueron destruidas, los reinos de la Grecia micénica fueron substituidos por pequeños poblados durante quinientos de años, sólo algunas ciudades, como Atenas, sobrevivieron aunque con una influencia muy local y una cultura muy degradada. Hay evidencias de una gran inestabilidad en todo el Mediterráneo Oriental en todas las fuentes escritas de la época.

La Crisis

Pocas décadas después, alrededor de -1150, la situación previa al -1200 cambió de muchas maneras. Además se dejaron de producir fuentes escritas en el Mediterráneo entre -1050 y el -934 lo que acrecienta la oscuridad de este periodo. El producto final de la crisis parece ser el desplazamiento de muchos pueblos en Oriente Próximo y la destrucción de muchos estados previos. Las causas de estos movimientos no están consensuadas, es posible que se deban a crisis cíclicas de agotamiento de recursos en regiones donde la agricultura era muy precaria o la influencia de cambios climáticos, en específico de enfriamientos y sequías. Lo cierto es que se registran la aparición, movimiento y desarrollo de pueblos menores en regiones limítrofes como los arameos, los elamitas, los propios aqueos y los llamados pueblos del mar, entre ellos los filisteos. En Gaza la cerámica filistea tiene influencia micénica, ¿Podrían ser los aqueos parte de los pueblos del mar?

En la península Helénica se registran guerras internas entre las elites producto de las mencionadas crisis climáticas. Esto provocó migraciones y expediciones guerreras por recursos, y tal vez revueltas de esclavos o invasiones externas (¿los dorios eran esclavos? ¿Extranjeros del norte?). Las nuevas armas (jabalinas, espadas largas) y los nuevos materiales (hierro) batían con facilidad a los ejércitos de carros de los nobles micénicos, permitiendo que milicias no profesionales devastaran ciudades enteras. La fragilidad de los sistemas centralizados, complejos y altamente especializados de finales de la Edad de Bronce en todo el Mediterráneo produjo que al suceder estas crisis múltiples (migraciones, hambre, guerras) el sistema se derrumbara y colapsara en muchos países.

Los pueblos del mar invadieron el reino Hitita, Siria, Canaán y Egipto a partir de -1230. A su vez los aqueos migran hacia Chipre, Asia Menor y Creta ¿podrían estar relacionados ambos sucesos? La capital hitita, Hattusa, es destruida en -1180 y la ciudad de Ugarit, en el actual Líbano, abandonada. En -1150 la civilización micénica se hunde completamente y en esos años Ramses III fue el único que logró derrotar y detener a los pueblos del mar cuando atacaban Egipto, permitiéndoles situarse en Canaán posteriormente. ¿Podrían haber sido los aqueos los atacantes de Troya como parte de una expedición bélica por recursos o formando parte de la confederación de los pueblos del mar? Troya se situaba en la esfera de influencia hitita en Anatolia y en una posición estratégica en el Bósforo, la historia de aqueos y otros pueblos colindantes en un ataque a una ciudad próspera cercana pudo haber sobrevivido en la cultura consuetudinaria y finalmente acabar siendo escrita cuando la cultura volvió a florecer.

La Guerra de Troya

Veamos ahora un resumen de la leyenda de Troya y sus principales protagonistas:

Los aqueos saquean Troya en el pasado bajo las órdenes del gran líder Heracles (Hércules), secuestrando a la hermana de Príamo, príncipe de Troya. Años más tarde una delegación de Príamo, ya como rey, negocia con los aqueos en Esparta el paso por el Bósforo; en esa delegación viaja Paris el recién retrobado hijo de Príamo.

Helena, esposa de Menelao rey de Esparta, se fuga con Paris por amor, abandonando a su marido. Los hermanos de Helena, Cástor y Pólux, los persiguen, pero naufragan en el Egeo y mueren. Menelao pide ayuda a su hermano Agamenón, gran rey de los aqueos en Micenas, que usa su posición para reunir un gran ejército de todos los reyes aqueos de Grecia. Utiliza el juramento de los pretendientes de Helena a defender su matrimonio con quien ella eligiese que había evitado las represalias entre ellos, juramento ideado por uno de los pretendientes: Odiseo (Ulises).

Helena es bien acogida en Troya y recibe la protección de la familia real de Príamo. La princesa y sacerdotisa Casandra predice el fin de la ciudad bajo el ejército aqueo si Helena continúa en ella, pero nadie la cree. Tras varios años esperando y preparándose los aqueos son liderados por Agamenón, Odiseo y Aquiles, a instancias del troyano sacerdote Calcas (que viajaba exiliado con ellos ya que había predicho la caída de la ciudad).

Los aqueos sitian Troya durante nueve años, pero tras una plaga empiezan a perder terreno frente a los embates del príncipe troyano Héctor. Sólo Áyax resiste en pie mientras el resto de líderes caen; Patroclo, amante de Aquiles, lo acompaña llevando la armadura de este último para infundir moral. Héctor mata a Patroclo en combate y Aquiles jura venganza derrotándolo más adelante y arrastrando su cadáver en un carro durante días.

Crésida, la hija de Calcas, accede a las proposiciones de amor del príncipe troyano Troilo. Para tener a su hija consigo Calcas propone intercambiarla por un prisionero, de esta manera Crésida pasa a vivir en el campamento griego. El general Diomedes acaba enamorando a la joven y son descubiertos por Troilo, escabullido entre los griegos, quien la considera una prostituta. Troilo encoleriza y arenga a las tropas troyanas para que realicen ataques salvajes.

Paris logra disparar una flecha por la espalda a Aquiles matándolo en circunstancias confusas que involucran a una hija de Príamo, Polixena, la cual acaba degollada en la pira fúnebre de Aquiles. Odiseo y Áyax se disputan la armadura de Aquiles, perdiendo el segundo, volviéndose loco por la derrota y suicidándose.

Con la captura del hermano de Casandra y también adivino, Héleno, los griegos descubren los artefactos necesarios para conseguir la victoria: las flechas de Heracles, el Paladio de Troya y al hijo de Aquiles, Neoptólemo. Odiseo y Neoptólemo logran curar la herida que se resistía a sanar de Filoctetes, poseedor de las flechas, y éste asesina a Paris con ellas. Diomedes y Odiseo logran robar el Paladio.

Odiseo argucia una treta con un caballo de madera lleno de soldados. Los aqueos fingen partir y dejan el caballo frente a la ciudad. Un espía aqueo convence a los troyanos que es un regalo en honor de Atenea y lo introducen intramuros. Tras la celebración de la victoria con toda la ciudad bebida y de madrugada los soldados emergen del caballo y pasan a espada a la ciudad, abriendo las puertas para la entrada del resto del ejército. Troya es saqueada.

Menelao regresa a Esparta con Helena. Odiseo empieza el viaje de regreso en el que se enfrenta a multitud de monstruos y peligros por todo el Mediterráneo. Casandra es tomada como concubina de Agamenón y Neoptólemo toma a Andrómaca (esposa de Héctor) y Héleno como esclavos, más tarde moriría a manos de Orestes, hijo de Agamenón. Hécuba, reina de Troya, es tomada como esclava.

Retornando a Micenas Agamenón es asesinado por su esposa Clitemnestra (hermana de Helena) en venganza por sacrificar a su hija Ifigenia a Artemisa (Diana) para obtener vientos favorables para invadir Troya. Orestes venga a su vez a su padre con la ayuda de su hermana Electra asesinando a su madre siguiendo la tradición de venganzas y muerte de los Atreidas (hijos de Atreo, Menelao y Agamenón). Orestes se acabará casando con Hermione, hija de Menelao y Helena, su prima y heredando ambos tronos siendo el rey del Peloponeso.

Eneas, de la casa real de Dardania, aliada de Troya, realiza un periplo por el Mediterráneo pasando por Creta y Cartago hasta asentarse en Italia. Sus descendientes Rómulo y Remo fundarían Roma. Odiseo regresa a Ítaca, donde nadie le reconoce, y se enfrenta a los pretendientes de su mujer Penélope, asesinándolos con la ayuda de su hijo Telémaco. Un eclipse solar marca su regreso.

Literatura

Homero (anónimo): La Ilíada, escrita entre el -750 y el -600, texto actual de cerca del -200.

Homero (anónimo): La Odisea, escrita entre el -600 y el -500, texto actual de cerca del -200.

Esquilo: ciclo de la Orestíada – Agamenón, Las Coéforas y Las Euménides. Año -458.

Sófocles: Áyax, Filoctetes y Electra. Escritas entre -450 y -409.

Eurípides: Ifigenia en Áulide, Ifigenia entre los tauros, Las Troyanas, Andrómaca, Helena, Hécuba, Orestes y El Cíclope. Escritas entre el -425 y el -405.

Virgilio: La Eneida. Escrita cerca del año -20.

Ovidio: Las Metamorfosis. Publicada en el año 8.

Dictis Cretense: Crónica de la Guerra de Troya. Cerca del año 350.

Dares Frigio: Historia de la destrucción de Troya. Aproximadamente en 550.

Benoît de Sainte-Maure: Poema de Troya. 1170.

Geoffrey Chaucer: Troilo y Crésida. 1385.

William Caxton: Recopilación de las Historias de Troya. 1474, primer libro impreso en lengua inglesa.

William Shakespeare: Troilo y Crésida. 1602.

Comic

Eric Shanower: La Edad de Bronce (2001-2007)

bronze-age

Cine

Ulises (1954).

Helena de Troya (1956).

La Guerra de Troya (1961).

Electra (1962).

Las Troyanas (1971).

Ifigenia (1977).

La Odisea (1997). Miniserie de TV.

Helena de Troya (2003). Miniserie de TV.

Troya (2004).