100 años de superhéroes (VI y final)

Imagen: portada de X-Men #114 (julio de 2001) por Frank Quitely. Este número es el primero de la etapa de Grant Morrison, guionista que marcará a muchos de los cómics de los últimos años. La logoforma fue editada para que hiciera referencia a New X-Men a petición del autor. Los personajes que aparecen son de izquierda a derecha: la Bestia, Fénix, Lobezno, el Profesor X, Cíclope y la Reina Blanca.

Resurgimiento (2002-2011)

A principios del siglo XXI se percibió que no había regeneración de lectores en los cómics de superhéroes. Por un lado se empezó a invertir más en el apartado gráfico para atraer a un público cada vez más acostumbrado a menos texto y más imagen. No solo el color por ordenador se había ido perfeccionando durante los años 90 sino que se exigía cada vez más a los dibujantes y entintadores, llegando a obtener páginas de una altísima calidad. Pero por otra parte los propietarios de los personajes empezaron cada vez más a franquiciarlos y los superhéroes se diversificaron en el cine, la televisión y los videojuegos, dejando de ser casi exclusivamente héroes de papel.

Películas y series de superhéroes en radio, cine y televisión ha habido desde los años 40, siendo los más recordados los seriales televisivos de Superman (1951) y Batman (1966), la película de Superman de Richard Donner (1978), la de Batman de Tim Burton (1989) y sus continuaciones durante los 80 y los 90. También hubo series de animación como Batman: la serie animada de Bruce Timm de 1992, que tuvo muy buena crítica y aceptación. Pero no había en aquellos años ninguna intención de cambiar el modelo de negocio del papel al celuloide.

En el año 2000 la película X-Men de Bryan Singer, con dos secuelas hasta 2006, fue toda una sorpresa comercial y se vio el cine como una gran oportunidad de negocio. Viendo la caída de lectores se empezaron a crear cada vez más películas y series basadas en superhéroes, relegando el comic-book a los lectores más veteranos y enfocando los nuevos medios para atraer nuevo público. Spider-Man de Sam Raimi en 2002, y sus secuelas en 2004 y 2007, volvieron a ser un éxito y, sobre todo, las trilogías de Batman de Christopher Nolan (2005 a 2012) y Iron Man (2008 a 2013). Los cómics, las películas y los juegos se retroalimentaban, la línea ultimate de Marvel sería la base de su universo cinematográfico y a la vez las películas influirían en los comics posteriores.

Por ejemplo, en 2001 el guionista escocés Grant Morrison se encargó de los guiones de la Patrulla X en la serie X-Men. A partir del número 114 (julio de 2001) junto a Frank Quitely y otros dibujantes, como Phil Jiménez, la serie tuvo un tono muy diferente a lo habitual, con drogas, adulterio, revueltas estudiantiles, personajes con fuertes personalidades y tramas posmodernas, dando brillo a una franquicia en caída libre. Sin embargo, estéticamente la serie se parecía a las películas aunque sus historias no se asemejaran en nada.

En ese mismo año el guionista que iba a ser la mano detrás de la Marvel de los años 2000 empezó en la serie Daredevil vol. 2 #26 (diciembre de 2001) dentro de la línea Marvel Knights. Junto al dibujante Alex Maleev, Brian Michael Bendis presentaba historias de género negro, conducidas mediante hábiles diálogos y un ritmo narrativo muy pausado. Al terminar su etapa en Daredevil, Bendis migraría a los Vengadores, donde los alzaría a las auténticas estrellas de la Casa de las Ideas, como nunca antes había pasado. Empezaría en el Avengers #500 (septiembre de 2004) y continuaría con New Avengers #1 (enero de 2005) en una etapa que duraría hasta 2010, incorporando a personajes como Spiderwoman, Luke Cage, Puño de Hierro, Lobezno o Spider-Man a las filas habituales de los Vengadores.

Mientras tanto los mutantes de Marvel probaban nuevas vías de volver a resucitar a la franquicia como el experimento de Peter Milligan y Michael Allred en X-Force (X-Force #116, mayo de 2001) que llevaría a la cancelación de la serie y al inicio de un nuevo título: X-Statix (septiembre de 2002). Los autores trataban polémicos temas como la sociedad de consumo, los famosos, la política internacional o la alienación juvenil. Varios miembros del grupo eran homosexuales y se intentaba reflejar la sociedad norteamericana de principios del siglo XXI a través de una crítica mordaz.

X-Statix_Vol_1_1
Portada de X-Statix #1 por Mike Allred, septiembre de 2002. Fuente.

Tras la etapa de Morrison se realizó un fichaje estrella para la Patrulla X como fue Joss Whedon, creador de Buffy Cazavampiros y Firefly, con amplia experiencia en cine y televisión como guionista. Se le creó una serie a él expresamente y se aceptaron todas sus peticiones con tal de que resucitase a los mutantes. Astonishing X-Men #1 (julio de 2004) continuaba la historia donde la dejó Morrison y contaba con el dibujante John Cassaday. Fiel a su estilo, muestra historias de crecimiento personal de los personajes, con homenajes a la etapa de Claremont, con sentimientos a flor de piel, pero adoleciendo sus diálogos de réplicas constantes para ver quién es más duro e ingenioso.

Paralelo a la etapa de Bendis otro de los autores base de la Marvel de los 2000 y de su adaptación a la gran pantalla fue Mark Millar. En 2006 creó el crossover Civil War junto a Steve McNiven que tuvo repercusiones en casi todo el universo Marvel, llegando hasta la muerte del Capitán América y la consolidación de Tony Stark como perro guardián de la seguridad de los Estados Unidos. Papel que mantuvo hasta la Invasión Secreta de Bendis en 2008. Otras obras que, como Civil War, han marcado las películas y series de Marvel de la pasada década han sido el Capitan América de Ed Brubaker (Captain America vol. 5 #1, enero de 2005) junto a Steve Epting y Marcos Martín entre otros dibujantes; el Puño de Hierro de Ed Brubaker, Matt Fraction y David Aja (Immortal Iron Fist #1, enero de 2007); y el Iron Man de Matt Fraction y Salvador Larroca (Invincible Iron Man vol. 2 #1, julio de 2008).

DC entraba en los años 2000 tras varios años marcados por la renovación que supuso Kingdom Come. Siguiendo la estela de la serie de Waid y Ross justo había finalizado la etapa de la JLA de Grant Morrison y Howard Porter que había puesto en primera línea al grupo emblema de DC, recuperando la esencia de los personajes y con un tono totalmente mitológico. Los planteamientos del guionista acabarían incluso afectando al resto de colecciones, hasta Crisis Final en 2008.

JLA_1
Portada de JLA #1 por Howard Porter y John Dell, enero de 1997. Fuente.

Aunque Marvel volvía a tomar la delantera del medio gracias a la renovación que supuso la línea Ultimate y sus consecuencias, DC seguía produciendo obras puntuales de calidad, aunque cada vez más y más el caos se apoderaba de sus series y su continuidad. Cada pocos años DC presentaba a sus personajes “renovados”, cambiando sus orígenes y personalidades con varias Crisis (infinita en 2005 y final en 2008), volviendo al multiverso, pero con “sólo” 52 tierras alternativas (Nuevos 52, ya en 2011). Aunque estas estrategias sirvieron para mantener el interés y las ventas no produjeron etapas realmente remarcables.

Dentro de los personajes femeninos, sí que DC ha estado siempre más a la delantera que Marvel. En enero de 2002 se publicó Catwoman vol. 3 #1 de Darwyn Cooke y Ed Brubaker, con muy buenas críticas. También encontramos a la serie Birds of Prey que narraba las aventuras de Canario Negro y Barbara Gordon (primero como Oráculo y luego como Batgirl). En el número 56 (agosto de 2003) la guionista Gail Simone añadió a la Cazadora como protagonista y actualmente las tres conforman la alineación regular.

Darwyn Cooke también realizó tal vez la mejor publicación de DC de los años 2000, La Nueva Frontera (New Frontier) de 2004. Un universo alternativo donde vuelve a narrar la aparición de los héroes de la Edad de Plata, pero esta vez inmersos en la cultura e historia de los años 50 y 60. Cooke presentaba la Guerra Fría, el racismo, la caza de brujas, la carrera espacial y la era atómica a partir de un discurso de John F. Kennedy del que se extrae el título de la serie. Una obra muy nostálgica a la vez que buscaba inspirar para el futuro.

DC-_The_New_Frontier_1
Portada de New Frontier #1, por Darwyn Cooke, marzo de 2004. Fuente.

Inicialmente también ambientada en los años 50 Superman Red Son (2003) de Mark Millar y Dave Johnson nos respondía a qué hubiera sucedido si Superman hubiera aterrizado no en Kansas sino en Ucrania. La historia avanza a través de las décadas con un Superman como adalid de la Unión Soviética, buscando siempre el bienestar de la humanidad, pero cayendo en el autoritarismo. El conflicto entre seguridad y libertad es el hilo conductor de esta obra, con un inesperado final.

Grant Morrison iba poco a poco configurándose como indispensable para el universo DC y además de su JLA y de sus Crisis se encargó en esta década de dos obras relacionadas con los dos iconos de la editorial. Por un lado su etapa en Batman desde el número 655 (septiembre de 2006) y después en Batman and Robin en 2009. Junto a varios dibujantes como Andy Kubert, Tony Daniel o Frank Quitely el guionista crea una de las etapas más psicodélicas del Hombre Murcielago, utilizando elementos muy variopintos de su pasado: desde la supuesta supervivencia de uno de sus progenitores, villanos a cada cual más esperpéntico, hasta el plan de contingencia de Batman por si un día él mismo se volviera loco.

Por otro lado una de las mejores obras de esta década la encontramos en All-Star Superman de 2006. Junto a su dibujante fetiche, Frank Quitely, Morrison de-construye a Superman, analizando y aislando todos los elementos clásicos que hacen al último hijo de Krypton una leyenda. En cada número se trata un icono del universo de Superman en una suerte de doce pruebas de Hércules mientras se desarrolla una trama donde la vida del Hombre de Acero está en peligro.

all-star-super
Portada de All-Star Superman #1 por Frank Quitely y Jamie Grant, enero de 2006. Fuente.

Además de Morrison encontramos también en estos años a otro gran demiurgo del destino de los personajes de DC, Geoff Johns. En el año 2005 fue el encargado de traer de vuelta al Green Lantern Hal Jordan después de su traición y muerte en Hora Cero. Se volvía a reescribir su origen, pero se añadían y ampliaban las historias que había hecho Alan Moore para el cuerpo de linternas verdes. Johns crea el concepto del espectro emocional, donde cada emoción está ligada a un color, como sería el verde a la voluntad o el amarillo al miedo, por ejemplo. Esto le permite crear toda una mitología a su alrededor que devolvió a Green Lantern a primera línea. No solo eso sino que también se encargaría de guionizar el crossover de Flash que cambiaría el universo DC para adecuarlo a las nuevas 52 tierras alternativas de 2011, Flashpoint.

¿Crisis en cómics infinitos? (2012-2019)

A partir de 2008 la proliferación de películas y series de televisión de superhéroes ha ido en aumento. Marvel creó el MCU (Marvel Cinematic Universe) donde todas sus producciones estaban interrelacionadas y donde existía una continuidad, al estilo de los comics que crearon Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko. En 2012 se estrenó Avengers, la película de los Vengadores, que unía a personajes ya presentados en anteriores filmes como Thor (2011), Iron Man (2008) o Capitán América: el primer vengador (2011). Avengers ha contado con tres secuelas, incluida la recientemente estrenada Avengers: Endgame (2019). Cada año varios títulos de superhéroes se han estrenado, tanto de Marvel como de DC, incluyendo varias películas sobre Superman, Batman, Spider-Man, Lobezno, la Patrulla X y los Guardianes de la Galaxia.  The Dark Knight de Christopher Nolan (2012) y Black Panther (2018) de Ryan Coogler han recibido varias nominaciones y premios de la Academy of Motion Picture Arts and Sciences (los llamados premios Óscar).

Además, gracias a los servicios de streaming, las series sobre superhéroes también han tenido un crecimiento sin precedentes. Aunque DC había producido previamente bastantes series con cierto éxito (Wonder Woman, 1975; Flash, 1990;  Las aventuras de Lois y Clark, 1993; Smallville, 2001; por ejemplo), no fue hasta Arrow (2012) cuando despegó la fiebre. Desde entonces han aparecido Gotham (2014), Constantine (2014), Flash (2014), Supergirl (2015), Legends of tomorrow (2016), Titans (2018) y Doom Patrol (2019).

Marvel tuvo cierto renombre con la serie de televisión de Hulk que protagonizaba Lou Ferrigno en 1977 junto a otras producciones menores basadas en Spider-Man durante esa época. A partir de 2013 empezó su línea de series con Agentes de SHIELD, pero la popularidad vino a partir de Daredevil y Jessica Jones en 2015, seguidas de Luke Cage (2016), Iron Fist (2017), Punisher (2017) y The Defenders (2017). Actualmente parece que han perdido algo de fuelle aunque siguen produciendo series como Cloack and Dagger (2018) y Runaways (2017).

Parece que el foco de los superhéroes se centra hoy en día en los medios audiovisuales, aunque también parece dar síntomas de saturación, con batallas de derechos, licencias, excesivos títulos para seguir, múltiples plataformas de visionado, etc. Sin embargo las creaciones más originales siguen realizándose en papel y, aunque eclipsadas por la vorágine de efectos especiales, han surgido títulos remarcables en los últimos años que vale la pena mencionar aquí.

Este éxito de crítica no se corresponde con una subida de las ventas, que en todo caso han bajado, debido a un contingente de lectores reaccionarios. Muy a menudo el lector medio de superhéroes suele ser un hombre blanco entado en los 40 que busca seguir leyendo a sus personajes de toda la vida (en este caso de los años 80 y 90). Aunque se ha intentado atraer a nuevas generaciones a los cómics de superhéroes, el público habitual parece querer contenido clásico como en las reestructuraciones de DC y  Marvel, Rebirth y Legacy de 2016 y 2017.

La feminización y socialización de la Marvel de Axel Alonso fue muy valorada, pero no acompañada de ventas altas. Jane Foster, anteriormente una secundaria, ganaba los poderes de Thor y se convertía en la diosa del tueno (Thor vol. 4, #1, de Jason Aaron y Russell Dauterman, diciembre de 2014); aparecía el primer personaje musulmán de primera fila de Marvel, la nueva Ms. Marvel, una adolescente hija de inmigrantes (Ms. Marvel vol. 3 #1, de G. Willow Wilson y Adrian Alphona, abril de 2014) y Riri Williams se convertía en la nueva Iron Man, negra, joven y mujer (Invincible Iron Man vol 4. #3).

Thor_Vol_4_1
Portada de Thor vol. 4 #1, por Russell Dauterman y Frank Martin, diciembre de 2014. Fuente.

En los últimos años las mejores obras de superhéroes han sido las menos convencionales, las que han tratado un desarrollo de personajes más profundo y cercano a la realidad o premisas originales nunca vistas anteriormente. El Daredevil de Mark Waid, Paolo Rivera y Marcos Martín (Daredevil vol.3 #1, septiembre de 2011) rehace toda la etapa de los 2000 hacia un tono mucho más positivo y cercano al lector. También encontramos al Ojo de Halcón de Matt Fraction y David Aja (Hawkeye vol. 4 #1, octubre de 2012) con un personaje sin uniforme, compartiendo protagonismo con su versión femenina.

Dan Slott nos sorprendió con la mente del Dr. Octopus ocupando el cuerpo de Spider-Man, intentando ser mejor de lo que lo había sido Peter Parker en Superior Spider-Man #1, enero de 2013, junto a Ryan Stegman. Saladin Ahmed y Christian Ward en julio de 2017 iniciaron una serie limitada con el rey de los inhumanos como protagonista, Rayo Negro (Black Bolt #1), gráficamente muy potente, donde nos presentan al protagonista encarcelado.

Y finalmente tenemos al guionista estrella del momento, Tom King, el ex-agente de la CIA. King ha escrito la aclamada serie Vision vol. 2 en 2016 (junto a Gabriel Hernández Walta) con el androide de los Vengadores buscando el sentido de la vida formando una familia, la colección de Mr. Miracle (2017) junto a Mitch Gerads que explora como los traumas vitales condicionan la vida familiar de este personaje creado por Kirby y actualmente guioniza una de las mejores etapas de Batman de los últimos años (Batman vol. 3 #1, agosto de 2016).

Mister_Miracle_Vol_4_1
Portada de Mr. Miracle vol. 4 #1, por Nick Derington, octubre de 2017. Fuente.

Y hasta aquí este repaso sobre los superhéroes desde hace 100 años, esperamos que haya servido para poder entender mejor este género y, sobre todo, dar obras de referencia para aquellos que quieran ahondar más en él. Por supuesto, como dijimos en la primera entrega, no es una lista exhaustiva y seguro que nos dejamos muchos autores y personajes fuera de estas entradas. Pero el formato y el tiempo nos ha obligado a escoger las que pensamos han sido las más representativa o de mayor calidad para cada momento. Muchas gracias por leernos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: