100 años de superhéroes (III)

Imagen: Portada del Detective Comics número 395 de enero de 1970, por Neal Adams y Dick Giordano, el episodio que marca un retorno a las historias más sombrías del Hombre Murciélago en contraposición a la versión más edulcorada y ridícula de los años 50 y 60. Fuente.

La Edad de Bronce (1970-1985)

El término Edad de Bronce no recibe una aprobación total por parte de los aficionados a los cómics. En ocasiones se la considera el final de la Edad de Plata en lugar de una etapa diferente, pero su condición de época de crisis hace que debamos considerarla aparte dentro de los ciclos de producción capitalista del comic-book. Estos ciclos, como hemos estado viendo, se componen de etapas de expansión, saturación y, finalmente, destrucción. La Edad de Bronce responde a una época de crisis del cómic de superhéroes, con bajada de ventas y géneros competidores por el mercado.

El origen de la Edad de Bronce se puede situar en 1970 cuando el equipo creativo de Dennis O’Neil y Neal Adams devolvió la estética oscura a Batman en Detective Comics #395 (enero de 1970) y poco después se encargó de la serie Green Lantern en el número 76 (abril de 1970) para lidiar con las bajas ventas que arrastraba. Ambos personajes cambiarían el optimismo y la confianza en el progreso por una actitud más cínica y sombría. En Green Lantern, junto al contrapeso del socialmente crítico Green Arrow, O’Neil y Adams  empezaron una etapa que trataría sobre temas sociales: racismo, medio ambiente, derechos civiles, consumismo, drogas, feminismo y el acceso a la vivienda.

Neal Adams y Jim Steranko ya habían aportado una nueva estética más realista a finales de la década anterior, con un enfoque más dinámico y cinematográfico en contraposición al estilo de cuatro paneles por página de Jack Kirby, más impactante, pero también más fantasioso. Kirby había revolucionado la imagen de la Edad de Plata, pero su estilo empezaba a ser demasiado imitado y carente de la originalidad del apodado “El Rey”. En 1970 Jack Kirby, creador de la imagen de Marvel en los 60, dejó el sello para probar suerte en DC, pero no consiguió el mismo éxito. La influencia del cine y la televisión en los nuevos dibujantes era mucho más patente ya que habían crecido con ellos. Los nuevos artistas aplicarían un talante más realista y original que el que encontrábamos en la Edad de Plata: John Byrne y George Pérez destacaron por un estilo de dibujo muy detallado y casi barroco, por ejemplo.

Además del cambio de estética una nueva generación de guionistas, como Roy Thomas, Dennis O’Neil o Steve Englehart, substituyó a la generación anterior que, normalmente, había tomado puestos de gestión, edición y dirección en sus respectivas compañías. Stan Lee dejaría de escribir los 4F (Fantastic Four #125) y Spider-Man (Amazing Spider-Man #110), sus títulos más longevos, en 1972. Las historias dejaron de ser tan ingenuas como en la era anterior y se centraron más en los problemas de la sociedad del momento junto a un mayor desarrollo de la personalidad de los personajes en series basadas en su evolución individual más que en premisas. La muerte entró de lleno, primero con personajes secundarios y finalmente afectando a protagonistas. El tráfico de armas o el alcoholismo también fueron temas polémicos que se trataron en las historias de la época.

El primer cómic en tratar el problema de la drogadicción y el abuso de drogas fue el Amazing Spider-Man #96 de mayo de 1971 (Stan Lee y Gil Kane), además de ser también el primero en no llevar la aprobación del Comics Code Authority (CCA) en portada. Poco después en septiembre de ese mismo año se publicó el famoso Green Lantern #85 (O’Neil y Adams) donde se trataba el problema de la heroína entre los jóvenes.

GL-85
Portada del Green Lantern #85 de septiembre de 1971. Por Neal Adams. Fuente.

En 1973 aconteció la muerte de Gwen Stacy (la novia de Peter Parker, Spider-Man) en Amazing Spider-Man #121 (Gerry Conway y Gil Kane) y es considerado por algunos críticos el punto álgido de la Edad de Bronce, cuando se consolidó el tono que seguirían las historias en los siguientes años. En la otra colección de Spider-Man de finales de los 70 también se narró una historia sobre el control de armas y las muertes producidas en Estados Unidos por el derecho a portarlas. En Peter Parker, the Spectacular Spider-Man #71 de 1982, Bill Mantlo y Rick Leornardi mostraban un debate final entre Peter Parker, Robbie Robertson (editor del periódico Daily Bugle) y Lance Bannon (fotógrafo) sobre el derecho a llevar armas, su acceso por parte de los delincuentes y las víctimas que provocan.

gwen-121
Página fin al del Amazing Spider-Man #121, junio de 1973, donde se desvela el título del episodio y el trágico final. Por Gil Kane y John Romita Sr. Fuente.

Otra historia famosa fue la del descenso al alcoholismo de Tony Stark (Iron Man) entre los números 120 a 128 de Invincible Iron Man de Bob Layton y John Romita Jr. (1979). Un arco argumental que marcaría al personaje durante años, llevándole a dejar finalmente la armadura y siendo substituido por su amigo afroamericano James Rhodes.

Los personajes femeninos empezaron a ser realmente relevantes durante esta era y el número de personajes negros protagonistas también aumentó, debido a los cambios en la sociedad estadounidense. Luke Cage, el Halcón, Green Lantern (John Stewart), Iron Man (James Rhodes), Blade, Black Lighting o Cyborg aparecen con fuerza, influidos por la blaxploitation. Por otro lado Tormenta, Ms. Marvel, Spider Woman y Hulka empezaron a introducir mujeres decididas y protagonistas, junto a cambios en la personalidad de personajes previos, como la Avispa o la Mujer Invisible, hacia unas posiciones de liderazgo.

En 1971 una revisión en el CCA, permitió historias de horror con personajes culturalmente relevantes y una representación de lo sobrenatural siempre que no fuera de forma positiva (con la consecuente colección de fantasmas, hombres lobo y brujerías varias como antagonistas). Esto permitió la reaparición de revistas con contenido terrorífico en los quioscos a las que se sumaron publicaciones de espada y brujería y de artes marciales debido a la popularidad de las novelas de Robert E. Howard y al misticismo oriental en televisión y cine. Dentro del cómic las películas de mayor fama y las series de televisión de éxito empezaron a tener adaptaciones, incluso las líneas de muñecos las tenían. Como colofón, un revival de los personajes del pulp empezó a tomar las viñetas norteamericanas. Debido a la competencia de otro tipo de historias emergentes los títulos de superhéroes recibieron una reducción drástica en su número y aquellos títulos que menos vendían fueron cancelados hacia mediados de los 70.

El método utilizado para volver a atraer al público fue, en parte, incorporar ese tipo de historias dentro del propio género superheroico. Marvel empezó a acaparar los quioscos con nuevos títulos de terror como Tomb of Dracula en 1972 y Len Wein y Bernie Wrightson crearon a la Cosa del Pantano dentro de la revista House of Secrets #92 de DC en 1971. Los monstruos clásicos del terror se convirtieron en personajes antagonistas de los superhéroes y aparecieron personajes nuevos expertos en artes marciales como Puño de Hierro (Roy Thomas y Gil Kane, 1974). Por otra parte Marvel publicó el primer cómic de Conan el bárbaro en 1970 con el equipo de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, primero, y John Buscema, más adelante.

La crisis de ventas también cambió el tipo de mercado desde la venta en quioscos a la venta en librerías especializadas, con productos más caros dirigidos a un grupo de consumidores más reducido. DC comics intentando sacar provecho con títulos más costosos y con mayor número de páginas sufrió unas pérdidas enormes en 1978 que obligaron a la compañía a cancelar numerosas colecciones. Eso permitió a Marvel adueñarse de más mercado aun, convirtiéndose en la mayor editorial de cómics a mediados de los 80.

La nueva Patrulla X -Cíclope, Coloso, Tormenta, Rondador Nocturno y Lobezno, como personajes principales, a los que se añadiría Fénix- se convirtió en un éxito de ventas al poco de aparecer en el Giant Size X-Men #1 de mayo de 1975. Con la idea de crear un grupo de héroes internacionales Len Wein y Dave Cockrum dieron con el éxito al diseñar un equipo muy diverso con presencia de múltiples culturas. La batuta a los guiones pasó en breve a Chris Claremont quien desarrolló la colección durante más de 15 años y sentó las bases de los grupos de superhéroes de las siguientes 2 décadas.

GSXmen-1
Portada del Giant Size X-Men #1, mayo de 1975, por Gil Kane y Dave Cockrum. Fuente.

Junto a los dibujantes John Byrne, Dave Cockrum, Paul Smith y John Romita Jr., Claremont llevaría la serie a ser un éxito entre los adolescentes de los 70 y 80. Representando a la juventud del momento, con sus dudas y problemas, la marginalidad que podía sentir una persona a esa edad, y siendo un título centrado en el desarrollo vital y coral de sus personajes, la colección llegó incluso a la estética punk en la indumentaria y peinados de sus protagonistas. La muerte de Fénix en Uncanny X-Men #137 (Chris Claremont y John Byrne, 1980) abrió una nueva etapa de la serie con historias cada vez más sombrías y personajes llevados al límite de la angustia.

Los Nuevos Jóvenes Titanes de 1980 de Marv Wolfman y George Pérez, copiaron el estilo de la Patrulla X y se convertirían en el germen de Crisis en Tierras Infinitas debido al éxito de transformar y actualizar personajes de la Edad de Plata que no tenían ningún atractivo en ese momento (Robin, Wonder Girl, Kid Flash) y añadir nuevos personajes más acordes a los nuevos tiempos (Raven, Starfire, Cyborg).

A finales de los 70 Jim Shooter como editor jefe de Marvel empezó una etapa muy agresiva de la compañía para incrementar las ventas y en 1982 publicó Contest of Champions, una miniserie que reunía a una gran cantidad de personajes de la casa y sería el precedente para los crossovers (cruces entre colecciones o colecciones que reúnen a multitud de personajes) como fue la mencionada colección de 1985 Crisis en Tierras Infinitas (Crisis on Infinite Earths) de Marv Wolfman y George Pérez. Crisis fue un embate contra el estilo y los personajes de la Edad de Plata, representando el final de la influencia de esa era, y además el contrataque de DC para poder competir con Marvel revitalizando a todos sus personajes y simplificando su universo (lleno de múltiples dimensiones alternativas, tierras paralelas, y versiones de los mismos personajes surgidos en la era anterior).

crisis_infinite_earths
Portada doble de Crisis on Infinite Earths #1 de abril de 1985, por George Pérez. Fuente.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: