100 años de superhéroes (II)

Imagen: Portada del Showcase número 4 (Carmine Infantino y Joe Kubert, octubre de 1956) que presenta al nuevo Flash de DC Comics y es considerado el primer cómic de la Edad de Plata. Nótese el sello de la Comics Code Authority en la parte superior derecha. Fuente.

La Edad de Plata (1956-1970)

Tras la debacle producida por la pérdida de ventas, debido a que una gran cantidad de lectores de cómics eran las tropas movilizadas durante la guerra, y a su condena como incitadores de la violencia juvenil sólo unos pocos títulos de superhéroes de DC Comics se mantenían en el mercado con historias de muy baja calidad. Pero, paradójicamente, la censura del Comics Code Authority (CCA) iba a resucitar el género de superhéroes. Una vez eliminados, o castrados, gran cantidad de géneros dentro del cómic debido a la necesidad de llevar el sello del CCA para poder vender en quioscos (y para que el público percibiera que eran aptos para niños), quedaba un nicho de mercado que los superhéroes podían llenar una vez se reinventaran, siendo menos violentos, menos eróticos y más inocentes.

En 1956 DC Comics estrenó al nuevo Flash de Julius Schwartz, Gardner Fox y Carmine Infantino en la revista Showcase número 4. Basado en el personaje homónimo de los años 40 nos presenta a un policía científico, del medio oeste americano, que además combate el crimen disfrazado gracias a sus poderes de súper-velocidad obtenidos por un accidente con productos químicos. Sus enemigos son personajes disfrazados, algo ridículos, y con motivaciones bastante ingenuas, incluyendo también gánsteres y monstruos, pero sin nada de la sordidez de los años 40. Los nuevos lectores de superhéroes son chavales nacidos tras la guerra e influidos por la idea de que la ciencia y la tecnología nos ofrecerán un futuro mejor.

Tres años más tarde DC revitalizó a otro personaje de la Edad Dorada, Green Lantern, también en Showcase (número 22, 1959) mediante el equipo creativo de John Broome y Gil Kane. Las historias de aventuras en otros planetas y dimensiones junto a la ciencia fantástica (en contraposición al ocultismo y la magia más predominantes en las décadas anteriores) eran la norma habitual, pero los personajes eran bastante planos debido a las limitaciones aparentes que imponía el Comics Code: sus sentimientos son siempre justos y honorables y el mundo en el que viven carece de relación con la realidad norteamericana excepto en apariencia. En 1960 la editorial decidió crear un grupo de superhéroes, la Liga de la Justicia de América (The Brave and the Bold #28), que aglutinaba a las estrellas de la casa: Superman, Batman, Aquaman, Flash, Green Lantern, el Detective Marciano y Wonder Woman. De nuevo vuelven a aparecer decenas de personajes y series nuevas cada mes, impulsadas por las altas ventas.

JLA-1
Portada del Brave and the Bold #28, marzo de 1960. Por Mike Sekowsky y Murphy Anderson. Fuente.

Martin Goodman, director de Marvel Comics en esa época, vio que era el momento de que su editorial se sumara a la nueva moda de los superhéroes tras las grandes ventas de la Liga (hasta el momento la editorial se centraba en publicar historias de monstruos, ciencia ficción y fantasía). Encargó a su sobrino Stanley Lieber (que usaría su seudónimo Stan Lee y que trabajaba como asistente y guionista en la editorial) que creara un grupo de superhéroes del estilo de la Liga de la Justicia para aprovechar la tendencia. Junto a Jack Kirby crearían a los 4 Fantásticos (Mr. Fantástico, la Chica Invisible, la nueva Antorcha Humana y la Cosa) en 1961, pero resultaron en un grupo poco usual para los estándares de la época y alejado de lo que Goodman pretendía. Sorprendentemente fueron un éxito de ventas.

Los 4 Fantásticos dieron frescura al género añadiendo profundidad a los personajes, con emociones genuinas, defectos, dudas y un entorno (la ciudad de Nueva York) cercano y reconocible para el lector. Los personajes a partir de entonces dejaron de ser paladines asexuados y empezaron a tener deseos, miedos y motivaciones muy humanas; los lectores empezaron a identificarse con ellos y su media de edad subió, llegando a ser muy populares entre los universitarios y la contracultura de los 60.

4F-1
Portada de The Fantastic Four #1, noviembre de 1961. Por Jack Kirby y George Klein. Fuente.

Tras el éxito de los 4F Stan Lee junto a diversos autores empezaron a crear nuevos personajes para Marvel siguiendo el mismo estilo: el Hombre Hormiga (Stan Lee y Jack Kirby, 1962), Hulk (Stan Lee y Jack Kirby, 1962), Thor (Stan Lee y Jack Kirby, 1962), Spider-Man (Stan Lee y Steve Ditko, 1962), Iron Man (Stan Lee y Don Heck, 1963), Doctor Extraño (Stan Lee y Steve Ditko, 1963) y Daredevil (Stan Lee y Bill Everett, 1964). Spider-Man al cabo de poco tiempo se convirtió en la estrella de la editorial y su icono por excelencia, presentado las aventuras de un adolescente de 15 años y su evolución como persona hasta llegar a la universidad mientras se enfrentaba a villanos disfrazados y a tener que pagar el alquiler mes tras mes, gracias al equipo de Stan Lee (como no) y John Romita.

Además de series con personajes individuales Lee y Kirby crearon en 1963 a dos grupos de superhéroes que también serían muy populares, uno que reunía a las estrellas del sello Marvel (esta vez sí, imitando a la Liga de la Justicia) y otro que trataría temas raciales, de marginalidad y genética. El primer caso fueron los Vengadores, con su primera alineación formada por Iron Man, la Avispa, el Hombre Hormiga, Thor y Hulk. El segundo caso fue la Patrulla X (debido a que sus miembros tenían un poder extra y era además el símbolo de lo desconocido): Cíclope, la Bestia, el Hombre de Hielo, el Ángel y la Chica Maravillosa. Cabe destacar que la Patrulla Condenada de DC, de Arnold Drake y Bob Haney, precede varios meses a la publicación de la Patrulla X (X-Men en el original) y ambos grupos tienen sospechosas similitudes, como un líder súper inteligente en silla de ruedas y ser personas con poderes que les marginan de la sociedad.

En 1966 Batman tendría una serie televisiva, casi paródica, que mostraba la gran popularidad de los superhéroes durante la década. Otros shows televisivos copiaron la idea mostrando personajes similares a superhéroes, parodiándolos e introduciendo el género completamente en el imaginario popular. A pesar de su popularidad entre los universitarios el público objetivo del género súper-heroico seguía siendo juvenil, normalmente niños blancos entre los 10 y los 15 años.

Video con escenas de baile de la serie Batman (1966) con Adam West (Batman) y Burt Ward (Robin). Puede verse la poca seriedad con que tratan al personaje, el estilo camp y la influencia de la moda y música de los 60.

Además del declive del cómic de horror debido al CCA las mayores ventas de los cómics de superhéroes también redujeron la presencia de cómics sobre el lejano oeste, las historias de amor y las caricaturas de animales antropomórficos. Sin embargo los cómics de temática adolescente (como los de Archie Comics) y dirigidos al público infantil (como los de Harvey Comics) ganaron adeptos e incluso crearon personajes semejantes a superhéroes. Junto al cómic de superhéroes también ganaron popularidad los llamados underground comix, cómics satíricos auto-editados y distribuidos en círculos de la contracultura, orientados a adultos y con un fuerte contenido sexual, junto con drogas y violencia.

Hacia finales de los años 60 la popularidad de los superhéroes en el mercado y los medios de comunicación dio síntomas de saturación y las ventas empezaron a caer. Las historias, bastante ingenuas, empezaban a resultar menos atractivas a una sociedad imbuida de movimientos contra-culturales, problemas sociales y raciales. Además el CCA empezó a permitir personajes de terror en los cómics a partir de 1971 siempre que fueran culturalmente apropiados (como Drácula o el monstruo de Frankenstein), lo que inició una nueva línea de cómics de horror que compitió por el mismo mercado que los superhéroes. La crisis de ventas junto a la retirada de los autores que iniciaron la Edad de Plata permitió la entrada de una nueva generación que intentó adaptar los superhéroes a los nuevos tiempos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s