El Antiguo Egipto (III)

Auge y caída

Imagen: mural donde se representa un calendario de cosecha de Egipto. Podemos ver a los terratenientes a la derecha y los trabajadores a la izquierda. Estos últimos realizan las tareas de roturación, arado, siembra, cosecha, aventado y almacenamiento de los cereales. Fuente.

Acabamos nuestro recorrido por el Egipto de la Antigüedad con esta entrada, donde veremos el Egipto clásico que conocemos por las películas con todo el esplendor de sus faraones y su debacle tras la crisis del final de la Edad de Bronce. A partir de ese punto la cultura egipcia estuvo cada vez más influida por culturas extranjeras, hasta que cambió su idioma por el griego y sus dioses fueron mezclados con dioses helénicos, como Serapis. Con el Imperio Romano y el cristianismo se diluyó por completo la cultura antigua de Egipto y cuando llegó el islam no quedaba casi nada de ella.

Reino Nuevo

Los reyes del Alto Egipto, cuya capital era Tebas, emprendieron una prolongada guerra para expulsar a los hicsos hacia el -1550, y finalmente consiguieron unificar nuevamente las dos coronas en el -1530. Su victoria señala el inicio del reino Nuevo, con el cual alcanzan su punto culminante el poder y la influencia del antiguo Egipto, un periodo de gran expansión, la época clásica de Egipto, cuando los reyes empezaron a ser conocidos como faraones. El culto a Amón, oriundo de Tebas, fue creciendo en importancia y se convirtió en el mayoritario del país.

La invasión de los hicsos había mostrado la debilidad de las fronteras egipcias. Ante el temor de una nueva invasión y movido por la ambición claramente militarista y expansionista de la dinastía reinante, el Reino Nuevo inició una campaña de conquistas que llegaron a su punto álgido en los años alrededor del -1500.

Egipto conquistó todo el Levante y estableció una frontera en el Éufrates. Se trataba de una opción estratégica: pretendía establecer una zona de seguridad entre el país y el resto de las potencias imperiales del Próximo Oriente, a la vez que controlaría una zona nuclear para las redes comerciales de Asia y del Mediterráneo oriental. Tras un periodo de revueltas contra su dominio, bajo la presión primero del reino de Mitanni y después de los hititas, los egipcios hubieron de retroceder.

La expansión también se dirigió hacia el sur. Tuvo lugar la reconquista de la Baja Nubia y la invasión de Kush, básicamente para hacerse con el control de los yacimientos de oro de la zona. Las evidencias parecen indicar que Nubia fue sometida a un gobierno plenamente colonial y a una intensa explotación.

También hacia el -1550 los principales poderes de la zona de Oriente Próximo entraron en una enconada disputa por la hegemonía en el Levante: egipcios, hititas, mitannos, asirios y casitas -recién llegados al poder en Babilonia- se enfrentaron diplomática y militarmente. Al mismo tiempo en el Egeo la civilización cretense iniciaba su última fase, mientras que en Chipre la riqueza generada por el comercio del cobre daba lugar a la formación de un poderoso reino, y en la Grecia continental la civilización micénica emergía y se consolidaba.

Se promocionó el culto al dios Amón desde el templo de Karnak, la economía creció y hubo largos periodos de paz y expansión territorial, las redes de comercio crecieron y se construyeron los grandes monumentos.

En -1490 empezó el reinado de Hatshepsut y posteriormente de Tutmosis III, ambos soberanos llevaron a Egipto a su máximo esplendor. El reinado de Hatshepsut fue el punto álgido del reino Nuevo, consolidando la adoración al dios Amón y la expansión de Egipto dominando el Levante y Siria, el poder egipcio llegó hasta el Éufrates y la Cuarta Catarata del Nilo.

Hacia el -1450 se constata un movimiento de grupos de aqueos por el Egeo. Se cree que conquistaron Creta, con la que mantenían lazos importantes desde sus orígenes, y que fundaron Mileto en la costa de Anatolia. Es posible que también realizaran incursiones en Egipto y el reino hitita.

Medio siglo más tarde Mitanni recuperó el control del norte del Levante y empujó a los egipcios al sur del río Orontes. Hacia el -1400 Egipto y Mitanni formaron una alianza. La iniciativa de paz probablemente provino de Mitanni, que se enfrentaba a un resurgimiento del poder hitita en el norte, mientras en el este los asirios habían recuperado la independencia.

El poder de Egipto empezó a decaer tras el reinado de Amenofis IV (Amenhotep) (-1353 a -1335). Era un reformador político y religioso que pretendió sustituir el tradicional politeísmo egipcio por el culto monoteísta a Atón, el disco solar. Cambió su nombre por el de Ajenatón y fundó una nueva capital, Amarna. Su intento de ruptura con el pasado fracasó, incapaz de soportar las tensiones con la clase dirigente -sacerdotes, nobles y militares-, poco interesada en cambiar el estado de las cosas. Ajenatón, por su parte, intentó anular el poder cada vez más influyente de los sacerdotes de Amón consolidando el absolutismo real. A su muerte Tutankatón hijo de Ajenatón se renombró Tutankamón y retornó a Tebas, los sacerdotes de Amón retomaron el control político del país.

Los hititas, que disponían de la hegemonía en Levante tras derrotar a Mitanni, entraron en conflicto directo con Egipto, que tras la entrada de una nueva dinastía intentaban recuperar su empuje imperial. En el -1287 los egipcios iniciaron una invasión del territorio hitita y tuvo lugar una gran batalla entre dos ejércitos de carros en Kadesh. El resultado fue incierto, aunque, a pesar de autoproclamarse vencedores, parece que los egipcios se llevaron la peor parte, puesto que se retiraron y el dominio hitita se extendió hacia el sur, llegando hasta Damasco. Las relaciones entre los dos imperios siguieron siendo difíciles hasta el -1260, cuando establecieron una alianza, ante la alarma que suponía el crecimiento del poder asirio.

Tras el subsiguiente periodo de inestabilidad política, Egipto perdió el control del Levante a manos de los hititas. Internamente cabe destacar el aumento del poder y las riquezas de los templos que acapararon las tierras de cultivo a lo largo de todo el periodo.

En -1279 empezó el reinado de Ramsés II (Ozymandias). Construyó más templos, estatuas, obeliscos y engendró más hijos que cualquier otro rey. Combatió a los hititas llegando a un punto muerto, con el tratado de paz más antiguo de la Historia. En -1213 Merneptah se convirtió en el primer faraón.

En el -1200 se produjo uno de los colapsos más importantes del mundo antiguo. Por causas desconocidas el Mediterráneo oriental y el Oriente Próximo entraron en una fase de gran inestabilidad. Había llegado el fin de los imperios de la Edad del Bronce del Asia suroccidental.

Si se sigue la trayectoria de la crisis, puede verse que alrededor del -1200 Egipto, que atravesaba serios problemas internos debido a los crecientes problemas sucesorios y al poder cada vez mayor de los templos, hizo frente hacia el -1180 a unos misteriosos Pueblos del Mar, derrotados por Ramsés III. Estos se establecieron en Gaza con el nombre de filisteos, dominando la región de Canaán. Los diversos pueblos del norte introdujeron el uso del hierro en Egipto, el Egeo, los Balcanes y Oriente Medio.

Su poder sobre el Levante se desvaneció, y pocos años después, a causa de la fortísima inestabilidad interna, el país se rompía nuevamente y se iniciaba el Tercer Periodo Intermedio.

III Periodo Intermedio

Durante -1050 el Alto Egipto era gobernado por los sacerdotes desde Tebas, mientras que el Bajo Egipto estaba gobernado por los libios desde Tanis. Egipto estaba despoblado y devastado.

En torno al año -1000 la geografía política de esta parte del Próximo Oriente estaba totalmente modificada:

– Egipto había perdido su influencia en el Próximo Oriente. El país se encontraba debilitado y en franca decadencia, reducido a su territorio original del Nilo.

– Asiria surgió como ganadora de la crisis. Poco afectada por los ataques arameos creó una burocracia efectiva reforzada por el ejército. Controló las comunicaciones, se creó un sistema postal y un cuerpo de funcionarios. Babilonia aprovecharía una crisis interna y se aliaría con pueblos extranjeros para derrocar a Asiria como potencia hegemónica. Egipto nunca se pudo recuperar de la crisis y estuvo a merced de pueblos limítrofes o de imperios extranjeros.

En Egipto, el Reino Nuevo había desaparecido como potencia en el año -1000. El Tercer Periodo Intermedio fue una época de monarquías débiles y poder descentralizado. En el -714 el reino nubio de Kush, de cultura egipcia, conquistó Egipto, y ello señaló el comienzo de un periodo en el que se hizo patente la influencia extranjera sobre el país del Nilo. Se produjo una sucesión de gobiernos nubios, asirios y persas, con breves resurgimientos bajo dinastías nativas. Tras la conquista de Alejandro de Macedonia en el -334, Egipto quedó definitivamente bajo dominio extranjero.

Periodo tardío (Baja Época)

En -653 Psamético I libera Egipto del yugo nubio iniciando una nueva dinastía. Tras la invasión asiria y las campañas que siguieron para expulsarlos, los egipcios rechazaron también a los nubios y los presionaron otra vez hacia el sur.

Dominio persa

En -525 Los persas liderados por Cambises II conquistaron Egipto que acabó convertida en una satrapía del Imperio Persa.  Esto supuso la pérdida paulatina de la cultura egipcia que se acrecentará con el dominio helénico y finalizará con la llegada del cristianismo.

Dominio macedonio

En -334 Alejandro Magno conquistó Egipto y en -305 su general Ptolomeo heredó el trono del país tras la muerte de Alejandro. La capital sería Alejandría. La conquista encontró poca resistencia persa y fue recibida por los egipcios como una campaña de liberación.

A partir de -200 empieza una gran era para la capital de Alejandría hasta la dominación romana, la biblioteca y el faro datan de esta época. La cultura nativa no fue suplantada por la griega, aunque algunas tradiciones se mezclaron, como el sincretismo entre dioses, pero a pesar del intento de mantener ambas culturas existían continuas revueltas entre los egipcios y los gobernantes griegos.

Buscando la estabilidad del país para conseguir un flujo constante de grano egipcio (del cual dependían cada vez más) los romanos decidieron invadirlo para poder controlar la mercancía directamente mediante un protectorado fomentando la paz y la estabilidad en el país mediante la fuerza militar.

En -31 Egipto se incorpora al Imperio Romano y tras la muerte de Cleopatra VII derrotada por Octavio Augusto, ultima descendiente de Ptolomeo, se convierte en una provincia del imperio. La administración pasa a manos romanas y se prohíbe a los egipcios entrar en ella.

Dominio romano

El cristianismo se expande por el país desde el siglo I (según la tradición por Marcos desde el año 42), pero sufre de marginación y persecución hasta su despenalización en el 313; la cultura egipcia era ya muy minoritaria comparada con la grecolatina. Con el edicto de Teodosio en 380 se prohíben cultos públicos no cristianos y se dejan de mantener los templos paganos. En 535 se prohíbe el último culto privado egipcio que quedaba en el templo de Isis de File. En 640 los árabes conquistan el territorio egipcio del Imperio Romano de Oriente y se difunde el islam.

A partir de entonces la Historia de Egipto ha estado muy ligada al mundo musulmán hasta nuestros días, aunque los restos de las obras de la Antigüedad, las pirámides, los templos, las escrituras y los murales han quedado como testimonios de una época que duró, con sus diferentes etapas, más de 3000 años.

A %d blogueros les gusta esto: