El Egipto antiguo (I)

Introducción

Imagen: templo de Abu Simbel en 2015, construido por Ramsés II para su gloria y la de su mujer Nefertari alrededor de -1265. Conmemora la victoria de Kadesh y pretendía imponer respeto a los nubios del sur. Las cuatro estatuas representan a Ramsés II sentado en el trono. Hay otras estatuas menores que muestran a la familia del rey a sus pies y en el centro una estatua de RaHorus siendo adorada por el rey. Arriba hay 22 babuinos adorando al Sol.

Egipto es el país del Nilo. Tras la Primera Catarata, el río fluye por un estrecho valle que sólo se ensancha en el delta. La llanura, con pocos kilómetros de anchura, acoge las crecidas y es probablemente la zona más propicia para la agricultura de todo el mundo antiguo. Además a ambos lados se extiende un desierto que aisló a Egipto de la influencia de otras civilizaciones a la vez que lo protegió de los invasores: el país tenía más de 1.300 años de antigüedad cuando sufrió la primera invasión de importancia.

La cultura egipcia se empezó a desarrollar alrededor del río Nilo hacia el -5500. El propio río permitió que se utilizara la agricultura en sus orillas, en contraste con el estéril desierto de alrededor, y además funcionó como una gran autopista comunicando y transportando noticias, mercancías y personas. El estrecho valle del río en el sur formaría el llamado Alto Egipto, mientras que el delta del Nilo sería llamado el Bajo Egipto. La concentración de la población en las orillas del Nilo y la desertización del Sáhara se consolidaron hacia -4000 en un proceso que llevaría a la creación de un fuerte estado centralizado. En esa época las poblaciones eran aun de pocos centenares y semi-agrícolas, muy dependientes de la caza y la pesca.

La existencia de pocas tierras cultivables propició la temprana jerarquización social. Egipto era una región con poca población y esto facilitó su temprana unificación y la religión surgió como un refuerzo del poder secular. La poca población y superficie hacían efectivo el control burocrático y de las clases bajas, produciéndose una compleja burocracia y la construcción de grandes monumentos. La decadencia del poder central solía deberse a crisis de malas cosechas que debilitaban el control central del excedente favoreciendo los gobiernos locales.

La necesidad de controlar el agua mediante canalizaciones y de organizar la producción agrícola produjo, como en China, un poder centralizado capaz de construir obra pública y administrar el excedente. Además también creó una clase no agrícola de trabajadores que pudiera ser capaz de llevar la contabilidad y medir el paso del tiempo y las estaciones mediante el estudio de las estrellas.

La historia del antiguo Egipto se divide en las siguientes etapas, cada una se caracteriza por un Egipto más o menos unificado entorno a un estado monárquico, por la división en varios estados o el dominio por imperios extranjeros.

  • Periodo predinástico                     -5500 a -3100
  • Periodo arcaico                               -3100 a -2686    dinastías I a II
  • Reino antiguo                                  -2686 a -2181   dinastías III a VI
  • I periodo intermedio                     -2181 a -2050    dinastías VII a X
  • Reino medio                                    -2050 a -1750    dinastías XI y XII
  • II periodo intermedio                    -1750 a -1550    dinastías XIII a XVII
  • Reino nuevo                                    -1550 a -1070     dinastías XVIII a XX
  • III periodo intermedio                  -1070 a -653       dinastías XXI a XXV
  • Periodo final                                      -653 a -525       dinastía XXVI
    • Dominio persa                         -525 a -332       dinastías XXVII a XXXI
    • Dominio macedonio               -332 a -31
    • Dominio romano                       -31 a 640

La sociedad egipcia antigua estaba muy jerarquizada en una pirámide social muy marcada. En la punta de la pirámide encontramos al rey o al faraón, que se convertiría con el tiempo en un símbolo religioso, político y económico. Su papel social fundamental era provocar las crecidas del Nilo, muy predecibles y por tanto haciendo infalible el poder del faraón cara a la sociedad egipcia. Estas crecidas eran necesarias para el ciclo agrario del Nilo y toda la economía dependía de ellas. De esta manera el faraón era Egipto y sin él la vida no era posible en el país tal y como se ofrecía a la población, que no conocía el ciclo natural de las crecidas. No estaba permitido mirar y por supuesto tampoco tocar el cuerpo del faraón.

Junto al faraón estaba su corte de aduladores, familia y amigos y sobre todo los funcionarios. El cargo funcionarial era hereditario y se componía en su mayoría de escribas, este cuerpo era el que mantenía la administración del país, la contabilidad, los impuestos, etc. Estos funcionarios dependían directamente del faraón y gestionaban sus dominios.

Tras el soberano y el cuerpo de funcionarios se encontraban los terratenientes y los sacerdotes. Los sacerdotes controlaban los templos y ostentaban también un amplio poder político debido a la influencia que proporcionaba la religión sobre el faraón y la población, además de poder económico ya que también poseían tierras y controlaban a los campesinos y artesanos que trabajaban en ellas. Los potentados además de poseer tierras eran nombrados por el faraón para ocupar puestos de gobierno o militares de confianza.

La gran masa de la población se componía de los agricultores y artesanos libres, aunque sometidos al poder del faraón. Pagaban gran cantidad de rentas al monarca y a los terratenientes para poder trabajar la tierra o ejercer su oficio, que podían pagarse con especias o con trabajo construyendo diques, pirámides o murallas. Finalmente en lo más bajo de la jerarquía estaban los esclavos que se utilizaban para el trabajo en las minas, la construcción de grandes monumentos y el ejército.

La religión egipcia era politeísta y muy variada, los sacerdotes estimulaban la creencia en múltiples divinidades para poder recibir más donaciones. El poder del faraón provenía directamente de origen divino, ellos mismos eran dioses o hijos de dioses o habían estado nombrados por divinidades. Otra de las bases de la religión egipcia era la creencia en una vida después de la muerte, las primeras momias se datan del -3600 y ofrecían una protección ante la putrefacción para preservar el cuerpo para la siguiente vida.

El gobierno egipcio era centralista con un sistema administrativo que confluía en la capital, sede de la corte del rey. El territorio se controlaba mediante nomos, provincias alrededor de una ciudad que dependían del gobierno central. El ejército en Egipto no era tan importante como en otras culturas y contaba con poca presencia, siendo el reclutamiento de levas bastante importante para reforzar las tropas esclavas. Esto es debido a la dependencia de los esclavos y al propio desierto que dificultaba los movimientos de las tropas por tierra. Económicamente Egipto poseía agricultura ya desde el -6000 con trigo, cebada y ovejas y también minas de oro muy importantes.

En las próximas entradas desarrollaremos más detalladamente la sociedad egipcia y los diferentes periodos que componen la cronología del antiguo Egipto, un viaje muy extenso de más de 3000 años.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: