El Japón medieval (II)

Cultura y religión

Imagen: Gran Buda (Daibutsu) del templo Kōtoku-in en Kamakura de 1252. Representa a Amida un iluminado (buda) que tiene el más alto rango en el panteón budista (Nyorai). Amida es el Nyorai relacionado con el oeste, la luz y la vida infinita; es el principal buda de la secta de la Tierra Pura. Fuente.

Durante la Edad Media en Japón se desarrolló la cultura de los samurái. Un samurái (servidor) era un guerrero que militaba bajo las órdenes de un señor (como vasallo) y que pertenecía a la casta guerrera de Japón, los buke. Inicialmente los buke servían como soldados a la aristocracia imperial, pero, como hemos visto en la entrega anterior, acabaron siendo el auténtico poder en el país controlando la administración, el gobierno y la vida civil.

Los samurái surgieron en familias que se dedicaban a la violencia para proteger o atacar las tierras de otros, a veces al servicio de familias más poderosas o para ellas mismas. Un grupo de familias vinculadas por parentesco, concesiones de tierras u obligaciones formales formaba un clan para aumentar su influencia política y militar. A su vez las familias y los clanes podían disponer de vasallos, ya fueran otras familias o individuos. Los clanes podían aliarse formando poderosas unidades políticas como fueron los clanes Minamoto y Taira, que recibían el nombre de la familia más influyente. Los líderes de esos clanes y poseedores de grandes extensiones de tierra eran llamados daimios.

La cultura samurái gira entorno al bushido (camino del guerrero) que promueve la lealtad, la excelencia, el deber, la valentía, la sinceridad y el honor a cambio de tierras o estipendios. El bushido no recibió forma escrita hasta el siglo XVI. El giri (obligaciones y responsabilidades) es el otro pilar de la cultura samurái y exige del servidor que cumpla con lo que se espera de él por parte de la familia. Los conflictos con los sentimientos (nenjo) como la piedad o el amor son frecuentes. En definitiva un samurái estaba entrenado para obedecer y matar.

El fallo a un señor, al giri, perder una batalla o la muerte violenta del señor podían provocar el suicidio del samurái, el seppuku. Este suicidio ritual estaba reservado a la casta guerrera y era una manera de limpiar el honor tras haber sido incapaz de cumplir con su deber. Consiste en destriparse uno mismo con una espada corta, si era posible la asistencia otro samurái podía cortar la cabeza del suicida para evitarle el grandísimo dolor. Normalmente un samurái utilizaba la meditación del budismo zen para prepararse antes del ritual. El seppuku se ofrecía también como alternativa honorable a ser ejecutado, como condición  para una rendición o como exigencia en un tratado de paz.

Durante el Sengoku hubo una gran demanda de samuráis debido a las constantes guerras entre clanes y daimios. En 1588 Hideyoshi decretó que sólo los samurái podían llevar espadas y en 1591 que tanto éstos como los ashigaru (soldados, campesinos armados) debían vivir en el castillo del señor, separándolos de la población civil. Más tarde en el período Edo-Tokugawa con el país unificado y la ausencia de conflictos internos los samurái se convertirían en burócratas. Durante ese periodo los samurái sin señor (ronin) se hicieron moderadamente frecuentes ya que la ley les prohibía entrar al servicio de otros señores, así que tenían que vivir como vagabundos, mercenarios, guardaespaldas, maestros o hacerse monjes.

La religión samurái se basaba en la mezcla del budismo y el sintoísmo, además de influencias taoístas y confucionistas. El sintoísmo es la religión tradicional de Japón y reverencia a todas las cosas de la naturaleza, creyendo que todo posee su propia divinidad (kami). Su tradición es oral y da mucha importancia a la limpieza del cuerpo y la mente buscando el bienestar del ser humano y la armonía con la naturaleza. Como la muerte, la enfermedad y la sangre se consideran impuros no se realizan ritos de nacimiento ni de muerte. Las tres insignias imperiales del Japón se componen de objetos entregados por los mayores kami: el espejo de Amaterasu diosa del Sol, la espada de Susano-O dios del mar y las tormentas y las joyas de Tsukuyomi el dios de la Luna. Su existencia está documentada desde el siglo VII y aun se conservan hoy en día.

El budismo busca alcanzar la iluminación entendida como la comprensión total de la relación del ser humano con el universo. Un iluminado (buda) ha llegado a ese estado de comprensión y se considera liberado de las ataduras materiales (nirvana) gracias a una vida de correcta autodisciplina. Aunque no tienen divinidades per se sí rinden culto a individuos que han alcanzado la iluminación, pero conservan lazos con el mundo material para ayudar al resto de personas a llegar al nirvana (bosatsu, bodhisattva). Las diversas sectas budista discrepaban en puntos secundarios de la doctrina y se enfrentaban violentamente a menudo por tierras, poseyendo guerreros y fortalezas. El budismo trata de eliminar las emociones violentas como el odio y la envidia y sustituirlas por otras positivas como el amor, la tolerancia y la comprensión. Creen en la reencarnación del alma en ciclos de vida, muerte y renacimiento y suelen evitar matar, muchos de ellos son vegetarianos, ocupándose de enfermos y funerales.

El zen es la principal escuela budista de Japón, fundada por Bodhidharma en China en el siglo VI bajo el nombre de chan. Su base filosófica explica que la meditación, la contemplación y la concentración llevan a la iluminación. El zen es una rama del budismo Mahāyāna, una de las tres principales vías del budismo. El Mahāyāna establece que la iluminación pude conseguirse de forma gradual o mediante intuición súbita, lo que entenderíamos como chan o zen. Liberándose de todo pensamiento se consigue súbitamente la iluminación, experimentando la realidad absoluta y la verdadera naturaleza de la existencia. En el camino hacia la iluminación se pude llegar a menudo a un satori, un estado momentáneo de percepción del absoluto, frecuentemente a través del estudio de los koan, enigmas y paradojas que tratan de liberar la mente, o de actividades como la ceremonia del té, el tiro con arco, la caligrafía, la pintura o el arreglo floral.

La filosofía zen influyó ampliamente en el arte samurái provocando sencillez, austeridad y asimetría en sus formas. El teatro , por ejemplo, es la evolución de danzas sintoístas tradicionales hacia escenas simbólicas más sutiles, sin escenario, enfocado a la elite del país. Los famosos jardines de piedras (karesansui) mediante rastrillos están muy presentes en los templos budistas y también son un ejemplo del arte zen.

Finalmente la sociedad medieval japonesa entró en contacto con Europa en el siglo XVI cuando el país estaba en proceso de unificación. En 1543 los portugueses introdujeron las armas de fuego y en 1549 los españoles el cristianismo. Inicialmente los misioneros cristianos fueron bien recibidos ya que facilitaban el comercio para obtener armas de fuego y otros productos. Además Nobunaga los utilizaba para acabar con las facciones budistas que se le oponían. En 1582 había 150 000 cristianos en Japón, lo que hizo preocupar a los daimio ya que tenían mayor obediencia a su dios que no a su señor. En 1587 Hideyosi promulgó un edicto de expulsión de los cristianos y en 1596 crucificó a 26 misioneros, finalmente en 1614 Tokugawa prohibiría el cristianismo justo después de una expedición que llevaría japoneses a España.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: