El territorio catalán

Visión de conjunto

Imagen: Orto-fotografía compuesta de Cataluña y alrededores, fuente: ICGC, 2017.

En esta entrada vamos a describir los rasgos más característicos de la región de Cataluña, sin ánimo de ser exhaustivos, tratando aspectos tanto físicos como humanos con el ánimo de dar una visión de conjunto del país. En futuras entradas hablaremos del origen del corónimo y de la relación de Cataluña con su entorno, España, Europa y el Mediterráneo.

Cataluña está situada en el sector norte-oriental de la Península Ibérica y en el sector oeste del mar Mediterráneo. Es una región de carácter montañoso con importante presencia y distribución de cordilleras, de forma parecida a la propia península y al resto de los territorios que bordean el mar Mediterráneo, producto de la reciente orogenia alpina. El clima catalán está muy influido por la altitud, al igual que su poblamiento, y forma el típico paisaje íbero-mediterráneo.

La altitud media de Cataluña es de 700 metros, muy elevada, con un 20% del territorio correspondiente a altitudes por debajo de los 200 metros como el Empordà, el Camp de Tarragona, el Delta del Ebro, o las llanuras del Segrià. Un 30%, en cambio, está entre los 200 y los 600 metros como son las cordilleras costeras mediterráneas, la Selva, el Vallès, el Penedès, el Bages o la Segarra. La mayor parte del territorio (33%) está comprendido entre los 600 y los 1000 metros de altitud como las zonas del Prepirineo, la Garrotxa, el Berguedà o los Ports de Tortosa-Beseit. Finalmente, menos del 10% se sitúa entre los 1000 y los 2000 metros y cerca del 7% por encima de los 2000.

La región tiene forma triangular con una superficie de 32 108 km² (el 6’3% de la península) que se extiende desde longitud 0º 19′ Este hasta 3º 20′ Este y desde latitud 40º 31′ Norte hasta 42º 53′ Norte. La red fluvial catalana se organiza perpendicular a las principales unidades de relieve, fundamentalmente los Pirineos y las cordilleras costeras, creando una red que fluye de Norte a Sur y de Noroeste a Sureste. Se caracteriza por desfiladeros y pasos estrechos que han sido aprovechados para realizar embalses.

El terreno es fragmentado, con llanos escasos, generalmente producto de la erosión fluvial como la Conca de Barberà, el Pla del Bages o la Conca d’Òdena, y existen abundantes altiplanicies perfiladas por los ríos, como la Segarra o el Moianès. Esta fragmentación repercute en una diversidad de clima y flora contando con especies boreo-alpinas, euro-siberianas y mediterráneas.

Con una población de 7 477 131 (IDESCAT, 2017) la densidad se sitúa en 232 habitantes por km² (un aumento de 41 en los últimos 21 años) mayor que la del resto de España de 92 hab/km², y siendo un 16% de la población total del país. Los habitantes están altamente concentrados en la región metropolitana de Barcelona (1945 hab/km²) si lo comparamos con el resto de ámbitos: Comarques de Girona 132 hab/km², Camp de Tarragona 189 hab/km², Terres de l’Ebre 54 hab/km², Ponent 64 hab/km², Comarques Centrals 83 hab/km², Alt Pirineu i Aran 12 hab/km², Penedès 239 hab/km².

Esta gran concentración provoca desequilibrios y tensiones administrativas, políticas y económicas aumentando la presión en la ciudad de Barcelona y el área metropolitana, donde el 66% de la población vive en el 7’6% del territorio, mientras el 1% vive en el 18% (Alt Pirineu i Aran). Este gran desequilibrio se produce a partir de la industrialización en 1850, ya que anteriormente la distribución de población era más homogénea. La división administrativa se reparte en 4 provincias, 7 vegueries, 42 comarcas, 948 municipios y más de 6000 poblaciones.

La economía catalana está muy concentrada en los servicios con un 74’2% de la población activa (73’4% PIB), seguida de la industria con un 18’4% (20’8% PIB), la construcción con un 5’8% (4’8% PIB) y finalmente la agricultura con un 1’6% (0’8% PIB). Si lo comparamos con los territorios de su entorno los valores son similares, aunque destacando una menor importancia de la agricultura y una mayor de la industria. El territorio rural catalán representa el 83% de su superficie con un 41% de bosques, 10% de pastos y 32% de tierras de cultivo, pero sólo emplea a menos del 2% de la población, a lo largo de los años el abandono de la actividad agraria es cada vez mayor.

Cataluña representa el 20% del PIB español con más de 223 mil millones de euros (2016), un PIB per cápita de casi 30 000 euros anuales y un crecimiento medio en los últimos tres años de más del 3%. En general hemos podido observar que es una región montañosa y fragmentada con valles y altiplanos, con una población muy concentrada en la costa y alrededor de su capital, Barcelona, un paisaje y un clima variado de carácter templado generalmente y una economía dinámica y creciente basada en los servicios con una especialización cada vez mayor.

 

Un comentario en “El territorio catalán”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: